Descubrimiento: el hombre también percibe el campo magnético. Una 'brújula en el cerebro', que no sabemos (¿todavía?) aprovechar

 

Parece un poder de los X-Men y en cambio es la realidad: un grupo de investigadores sostiene que los humanos (quizás no todos) tienen la capacidad de percibir el campo magnético que rodea la Tierra. Una característica que tienen muchos animales: desde palomas hasta tortugas pasando por peces, que lo utilizan para sus migraciones, desde ganado - que prefieren alinearse con el campo magnético cuando están parados - hasta perros - que lo utilizan cuando para posicionarse para hacer sus necesidades fisiológicas.

La evidencia de que los animales explotan el campo magnético es conocida y segura desde hace mucho tiempo, pero desde hace algunos años hemos estado tratando de entender si los humanos también son "magnetorreceptores", con investigaciones que han arrojado resultados científicos muy diferentes. Ahora, sin embargo, parece que no hay más dudas: la naturaleza también nos ha ofrecido esta característica. Explica Joseph Kirschvink, jefe de investigación del Instituto de Tecnología de California: "Estamos seguros de que no hemos perdido el sistema sensorial magnético que ciertamente tenían nuestros antepasados ​​que vivieron hace millones de años y, como ellos, somos parte de la 'biosfera magnética de la tierra'".

Particularmente intrigante es la metodología utilizada por Kirschvink y sus colegas japoneses para obtener el resultado que fue descrito en la revista eNeuro. Construyeron una jaula de aluminio de seis lados para proteger a las personas que fueron colocadas dentro de la interferencia electromagnética. Se colocaron bobinas a lo largo de las paredes por las que pasaba la corriente, para inducir campos magnéticos de intensidad similar a la de la tierra.

30 CAMPO MAGNETICO 2

La jaula de Faraday preparada para el experimento. C. Bickel

Luego, a cada uno de los 34 voluntarios que aceptaron someterse a las pruebas se les pidió que entraran a la jaula y se sentaran en una silla de madera que permitía a la persona mirar hacia el norte. Durante las pruebas, los investigadores midieron las ondas cerebrales mediante un encefalograma. En este punto se procedió a crear un campo magnético que se hizo rotar luego se apagó y se volvió a encender en otra dirección y todo esto sin que el voluntario supiera lo que estaba pasando.

Los resultados mostraron que en algunos casos hubo una disminución en las ondas alfa producidas por los cerebros de los participantes, lo que indica que el cerebro mismo estaba procesando información. Esto ocurrió cuando el campo magnético artificial inicialmente apuntó hacia el norte y luego se movió en otras direcciones. Según Kirschvink, era como si el cerebro "se estuviera volviendo loco", ya que registraba un cambio inesperado en el entorno que lo rodeaba. "No hay duda - explica Kirschvink - de que esto significa que los hombres son capaces de detectar cambios en el campo magnético, incluso si la intensidad de la respuesta varía enormemente entre los participantes".

Pero hay más. Según los resultados de la investigación, los datos sugieren que el "sistema humano" es capaz de distinguir el Polo Norte Magnético del Polo Sur y esto debería ser una consecuencia de células particulares que contendrían moléculas a base de hierro. Se piensa que estas moléculas cristalinas giran como la aguja de una brújula y esto abriría o cerraría los poros de las células, afectando así las señales enviadas al cerebro.

¿Qué influencias tiene todo esto en el hombre? Por el momento no se ha destacado ninguno, aunque Kirschvink sostiene que no se deben excluir y por tanto es necesario continuar con dicha investigación. Peter Hore de la Universidad de Oxford, experto en este campo, acogió con agrado las conclusiones de esta investigación, pero argumenta que para tener evidencia confiable será necesario derivar voluntarios también del hemisferio sur. Kenneth Lohmann, de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, señaló: “Los resultados son ciertamente significativos, pero una cosa es encontrar un cambio sutil en la actividad cerebral en respuesta a un campo magnético débil y otra muy distinta probar que las personas realmente detectan y utilizan la información del campo magnético de forma significativa ”. Y por eso, quizás, estemos lejos de ser brújulas errantes.

https://it.businessinsider.com/scoperta-anche-luomo-percepisce-il-campo-magnetico-una-bussola-nel-cervello-che-non-sappiamo-ancora-sfruttare/?ref=fbpu&fbclid=IwAR2t2rjK8-S4_kFWT51uBl8PiTmFB1hrcId0TfVOhqmCv7SmIQbzQE0u3I8

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

NUEVOS MIEMBROS