Felicidad salvaje

 

Según Thomas Hobbes, la vida del hombre primitivo era solitaria, mísera, nauseabunda, brutal y breve… Pero sólo estamos ante un mito, ante un cuentecillo maligno, de los muchos que nos contamos. Si la vida de nuestros antepasados era así de horrible, sin duda hemos progresado… y, si seguimos progresando, nos salvaremos. El paraíso debe estar delante, no detrás… porque es la mejor manera de plantear las cosas cuando se tiene la odiosa pretensión de imponer grandes sacrificios a cuenta de un futuro mejor.

 

Pero la moraleja del cuento apunta, sobre todo, a justificar la existencia, por encima de nuestras cabezas, de un poder aterrador. En la Edad Media el poder era legítimo porque venía de Dios; de Hobbes en adelante es legítimo porque es necesario,  para impedir que recaigamos en la barbarie original. La influyente teoría del Estado hobbesiana se basa en esa arcaica visión, completada con la idea de que “el hombre es lobo para el hombre”, lo que lleva a la conclusión de que hay que sojuzgar a la la bestia para que no se desmande. Estamos ante jugada maestra.  Si el ser humano es malo, dominarlo, incluso por la fuerza, es legítimo. De allí la legitimidad del Estado. Y de allí que todos se lanzaran a la yugular de Rousseau cuando osó afirmar que el ser humano es por naturaleza bueno… Los jugueteos con la naturaleza humana nunca son inocentes. Lo cierto es que Hobbes se habría quedado perplejo ante la constatación de que nuestros antepasados, los cazadores-recolectores del Paleolítico,  se dieron la gran vida,  a juzgar por los descubrimientos antropológicos.

 

Ni la soledad, ni la miseria, ni la brutalidad son la norma, sino todo lo contrario. Pero la pregunta no es qué habría hecho Hobbes con estos datos, sino qué vamos a hacer nosotros… Los pueblos de cazadores recolectores viven en la opulencia, lo que no es frecuente en nuestras sociedades “civilizadas”. Los trabajos de  Salhins, Lee y De Vore no dejan lugar a dudas al respecto. El primero, autor de ‘Stone age economics’, pertence a la Universidad de Chicago y los otros dos, coautores de ‘Man The Hunter’, a las Universidades de Montreal y Harvard respectivamente. Se estudiaron todas las sociedades de cazadores recolectores, desde los esquimales hasta los pigemeos, y se extrajeron los datos necesarios para comparar su forma de vida con la nuestra, y  en esos momentos, a finales de la década de los sesenta, la comparación no nos favorecía en absoluto…

Con 2.140 calorías per cápita al día y 93 gramos de proteínas, los cazadores-recolectores mejor alimentados no podían estar, sobre todo si tenemos en cuenta que, de acuerdo con su estatura media y con la cantidad de trabajo diario, sólo habrían necesitado 60 gramos de proteínas y 1.970 calorías… No se hablaba de un grupo de afortunados, sino del término medio del conjunto de sociedades de este tipo.

Encima, hay que tener en cuenta que los cazadores-recolectores del Paleolítico vivían en tierras ubérrimas; los grupos estudiados, en cambio, se encuentran en las tierras más inhóspitas, es decir, en las que no interesan a nadie, como todavía pueden atestiguar los soshones del Gran Cañón, que viven en la estepa casi desértica quue se extiende entre las Montañas Rocosas y Sierra Nevada, en Estados Unidos, o los bosquimanos que se las arreglan para vivir en el desierto de Kalahari. Aparte de comer de sobra, los cazadores recolectores no trabajan más de tres horas al día (media anual). Antes de los diecinueve años de edad, los muchachos no tienen obligaciones; ocupan su tiempo jugando y amando. La esperanza media de vida de un cazador-recolector es de sesenta y ocho años. En este punto Hobbes también se equivocó. Las mujeres se ocupan de la recolección de frutas y raíces, los hombres de la caza. Con este reparto de tareas, las mujeres  producen más que los hombres, aunque para ello deben moverse muy poco (sólo una veintena de pasos al día).

Los alimentos se reparten. Si alguien caza algo lejos del campamento, no puede quedárselo: debe llevar la pieza hasta donde están todos y repartirla hasta el último pedazo. O sea, que ni míseros ni solitarios. El amamantamiento se prolonga hasta los cinco años de edad,  lo que crea vínculos emocionales indestructibles y sirve, de acuerdo con la teoría de Boyd, para inhibir la ovulación. Sin embargo, la tasa de natalidad es tan baja que no cabe descartar algún otro método anticonceptivo. Los infanticidios son raros (sólo en caso de gemelos). Como el modo de vida de estas sociedades implica constantes desplazamientos, las cosas grandes no tienen ningún valor. La consecuencia es que entre ellos falta casi por completo el sentido de la propiedad. Desde el punto de vista psicológico, los cazadores-recolectores muestran una gran confianza en sí mismos, una elevada “autoestima”… Y no es verdad que padezcan “terrores irracionales”. Viven tranquilos y son metafísicamente optimistas. El dios de los bosquimanos –por ejemplo- es una entidad de carácter bondoso y remoto, a la que hacen poco caso. Son sociedades pacíficas, sin Estado ni cosa parecida, igualitarias, sin duda incapaces de entender nuestra “competitividad” y nuestra propensión al estrés. Duermen hasta dieciocho horas diarias…

En lugar de seguir hablando mal de la “naturaleza humana”, deberíamos sacar todo el partido posible de estas evidencias antropológicas. Se tiene por indiscutible, desde los tiempos de Ricardo, que las necesidades del ser humano son ilimitadas. De ello se deriva la creencia de que el capitalismo, hoy llamado economía de mercado, es la fórmula que mejor se adapta a la naturaleza humana, insaciable por definición. A fuerza de repetirnos el mismo cuento, hemos llegado a creernos que el ser humano padece una incapacidad esencial para conformarse con lo que tiene. Lo que aprendemos de los cazadores recolectores es que esa incapacidad es sólo un dato de nuestra civilización, de nuestra cultura, una compulsión que nada tiene que ver con la naturaleza humana en cuanto tal. Los cazadores-recolectores llevan miles años viviendo del mismo modo, lo que no sería posible si fuéramos insaciables por naturaleza. De hecho –y esto es lo decisivo– los cazadores recolectores no viven un conflicto entre sus necesidades y sus medios para satisfacerlas. Las necesidades están en su cultura perfectamente adaptadas a los medios disponibles; y  no experimentan ni la más mínima inclinación a ir más allá, ni tampoco a “producir” más. Incluso, algunos grupos se toman el trabajo de cuidar el entorno, con cierta ineficiencia deliberada: confían al azar en qué dirección debe encaminarse la partida de cazadores. Para ello se valen de unos huesos que, lanzados al azar, indican el camino a seguir. Si fueran  siempre en la misma dirección, hacia los lugares más prometedores, correrían el peligro de dañar el entorno y, desde luego, de liquidar su fuente de proteínas. La vida de los cazadores-recolectores no ha hecho más que degradarse desde que se hicieron los estudios de referencia. Terminarán por desaparecer de la faz de la tierra, arrinconados y aplastados por nuestra civilización. Pero debería quedar constancia de lo que nos han enseñado sobre nosotros mismos. En un mundo en el que más de ochocientos millones de personas padecen hambre, con pésimas perspectivas, las enseñanzas de estos seres humanos tan primitivos van mucho más allá de la amarga ironía que proyectan sobre nuestra fe en el progreso.

http://www.tintank.es/?p=69

 

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS