¿Qué hay detrás de la Responsabilidad Social Corporativa?

En el post de hoy, vamos a dedicarle un espacio a la Responsabilidad Social Corporativa, también conocida como Responsabilidad Social Empresarial y de cómo ésta, ya forma parte de la filosofía de multitud de empresas. Existe cierto debate en torno al significado de los conceptos anteriores, al decir que son o representan lo mismo, pero este es un tema en el que no vamos a entrar puesto que el objetivo principal del artículo es comprender que es posible conciliar y mantener el equilibrio entre los intereses de negocio o la eficiencia empresarial y aquello que la comunidad espera de la entidad.

 

Cómo influye la RSC en la sociedad

 

Dicho esto, podríamos preguntarnos ¿y qué espera la sociedad de las entidades público-privadas? La respuesta es bien sencilla; no espera otra cosa que se contribuya a aumentar el bienestar de carácter social a escala “glocal”.

El Greenwash, un lavado de imagen “verde”

Cuando hablamos de los términos responsabilidad, ética o transparencia no se concibe la práctica a la que recurren algunas entidades para aparentar que se ha iniciado un proceso hacia el bien común, es decir, adoptan un Greenwash. Un lavado de imagen de toda la vida.

Toda organización debe ser consciente de que tiene una responsabilidad social y que por redirigir su gestión, no van a perjudicar los beneficios económicos que puedan obtener fruto de su actividad.

La RSC, representa la forma de ser y hacer de una empresa y esto acaba repercutiendo en la habilidad de gestionar, en el modelo de negocio.

Normativa de la Responsabilidad Social Corporativa

Lo primero que se debe tener en cuenta sobre la normativa actual, es que la RSC es voluntaria aunque existan leyes que delimiten las funciones  y prácticas de las compañías.

Se da por hecho pues, que si no se cumple con dicha obligación, es absurdo inmiscuirse en códigos por los que se rige la RSC.

Órganos internacionales como la Comisión Europea, se hicieron eco ya hace algunos años de la importancia de implicar a los empresarios en su estrategia de empleo con el objetivo de poder generar cohesión social.

¿Cómo se mide la RSC?

La RSC resulta un tanto complicado de medir, pero existen algunas normas oficiales que la certifican, como la SA 8000 o la SGE de Forética; por otra parte está la norma ISO 26000, que aunque no certifica, tiene por objetivo, orientar a las organizaciones. Los rankings, informes y demás memorias de sostenibilidad también contribuyen a medirla.

Primeros pasos para dirigir una organización hacia la RSC

De la contribución del desarrollo sostenible en una empresa, podemos determinar, que la sostenibilidad mejora todos y cada uno de los condicionantes de una empresa y tiene potencial de transformarla.

Llegados a este punto, pueden darse distintas opciones; empezar desde cero elaborando un plan de negocio más concreto, puesto que no hay que olvidar que estamos adoptando una nueva estrategia enfocada en la sostenibilidad o bien, asociar nuestro plan al actual business plan, realizando un análisis de contenidos y sus deficiencias.

Para explotar nuestra estrategia existen diversas iniciativas que son una excelente opción, para modificar patrones estratégicos de nuestro negocio:

Pacto Mundal o Global Compact

Que se rige por los objetivos de Naciones Unidas y al que la organización puede adherirse en cualquier momento de su vida empresarial.

Global Reporting Initiative

Conocido como GRI, memorias de sostenibilidad que miden impactos, riesgo u oportunidades de la misma a través de principios como la participación de grupos de interés.

Balance del Bien Común

Herramienta esencial del modelo económico cooperativo: La Economía del Bien Común, que establece una matriz en la que se relacionan valores fundamentales como la dignidad humana o la justicia social con grupos que forman parte del ciclo de la vida de la entidad como proveedores o trabajadores.

Por: Blanca Ros

http://www.imf-formacion.com/blog/corporativo/gestion-empresarial/detras-responsabilidad-social-corporativa/