23Agosto2014

Creadess

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Después del liberalismo

Califica este contenido!!    ( 0 Votos ) 

Despus_del_liberalismo“Este libro complacerá perfectamente a aquellos que gustan de la meta-historia en grandes dosis”, dice de esta obra de Wallerstein el famoso historiador, politólogo y economista Francis Fukuyama. No le falta razón.

Pero, Fukuyama concibió la caída del muro de Berlín y la desintegración de la Unión Soviética como “el fin de la historia”, y el autor de El fin del liberalismo considera que con el fin del campo socialista en 1989 lo que se desintegró fue, de manera irreversible, el liberalismo como ideología.

El libro está compuesto por un grupo de ensayos que fueron escritos entre 1990 y 1993, “en un período de gran confusión ideológica, en que un temprano y muy difundido optimismo ingenuo empezaba a cederle espacio a un gran miedo y desaliento difusos ante el surgimiento del desorden mundial”, dice Wallerstein.

Con visión de historiador, interesado por los asuntos mundiales --en su juventud por el movimiento anticolonial de la India--, Wallerstein nos ofrece sus muy creativas percepciones acerca de las ideologías en boga hoy, de la modernidad, del papel de Estados Unidos para hoy y para mañana, de la revolución como estrategia y las tácticas de transformación de las sociedades, del marxismo después de la caída del comunismo en Europa, del colapso del liberalismo y qué se puede esperar del progreso. Su visión del papel del tercer mundo en el escenario internacional después del fin de la Segunda Guerra Mundial, de acontecimientos como Egipto bajo el liderato de Nasser, la revolución argelina o la llegada al poder de Fidel Castro en Cuba, brindan una nueva dimensión de la historia y de la actuación de las grandes potencias, sobre todo de la URSS, fuera de esquemas políticos trillados.

Wallerstein desarrolla a lo largo de estas casi trescientas páginas la tesis principal de que el liberalismo, ideología dominante de los siglos XIX y XX, perdió la habilidad de organizar los sistemas mundiales y en la actualidad nos encontramos en una etapa posterior al liberalismo, que urge de explorar otras opciones. “En lugar de concebir el colapso del comunismo como una victoria de la ideología liberal, Wallerstein argumenta que este período marca el fin de varios ciclos prolongados:”–dice Fukuyama—“los 500 años del ciclo del sistema capitalista mundial; el ciclo ideológico que corre desde 1789 a 1989; y finalmente el ciclo de Kondratieff ahora en su fase B de crecimiento económico lento y de acrecentamiento de los problemas sociales”.

Para explicarlo en palabras de Wallerstein: “Nos encontramos actualmente en el final de la fase B de Kondratieff que ha estado en marcha desde 1967-1973. Estamos entrando en el último salto hacia abajo, que probablemente será el más espectacular. Es análogo al salto hacia abajo de 1893-1896 de la fase B de Kondratieff que transcurrió de 1873 a 1896. Su impacto variará mucho en diferentes partes del Norte, pero probablemente será muy grande en la mayoría de las partes del Sur. Sin embargo, la economía-mundo, una vez que termine la sacudida total, saldrá adelante y estará lista para otra gran fase A. ”

Las opciones para el Norte, las opciones para el Sur, las opciones “del Sur dentro del Norte”, son asuntos fundamentales que Wallerstein aborda en este texto. Es un convencido de que en los próximos años aumentarán las contradicciones originadas en el actual sistema mundial, en el que el Norte explota la mano de obra del Sur y de los sectores marginales dentro del propio Norte, de modo que quedará al descubierto el fracaso de la ideología liberal y se llegará a una situación de gran caos.

Para Wallerstein está claro qué ocurrirá con el Norte en el largo plazo. Concibe, a groso modo, dos ejes principales de fuerzas: uno formado por Estados Unidos y Japón, al cual se uniría China; y otro eje que denomina panaeuropeo, al cual se uniría Rusia. El Sur quedaría más marginado, nos dice. “La consecuencia política de esa nueva expansión económica será un intenso conflicto Norte-Sur. Pero si el Norte ha perdido el arma que le permitía controlar ideológicamente la situación, ¿podrán las fuerzas antisistémicas –las del Sur y las de otras partes que apoyan al Sur (es decir, en lenguaje antiguo, las clases trabajadoras del mundo)—reinventar una dimensión ideológica de su lucha?”

Con el ánimo de inducir al debate inteligente y la reflexión acerca del futuro de nuestras sociedades, es que los invitamos a buscar esta obra plagada de sabiduría, de interrogantes, y de propuestas.

Libro: Después del liberalismo.

Immanuel Wallerstein.

http://www.revistafuturos.info

Síguenos en Facebook



SIGUENOS EN TWITTER