Beijing podría ser legalmente responsable del mal manejo del brote del virus del PCCh, dicen expertos

 

Una enfermera prepara un equipo en una unidad de cuidados intensivos que trata a pacientes con COVID-19, el 22 de febrero de 2020. (Imagen ilustrativa STR/AFP a través de Getty Images). Autor: JANITA KAN
Meses antes de que el virus del PCCh se convirtiera en una pandemia global, los médicos de Wuhan intentaron expresar sus preocupaciones sobre una misteriosa neumonía causada por un virus similar al SARS. En lugar de permitir que las advertencias llegaran al público, las autoridades chinas censuraron la información y reprendieron a los médicos por “difundir rumores”.

A medida que surgió más información sobre el virus, el Partido Comunista Chino (PCCh) no lo compartió con el resto del mundo y, en cambio, restó importancia a su gravedad. Retuvo información, censuró informes e hizo falsas declaraciones al pueblo chino y a la comunidad internacional.

Cuando el régimen finalmente puso su primera medida de contención el 23 de enero al bloquear el epicentro del virus en Wuhan, ya era demasiado tarde. El virus se había extendido por todo el país y, eventualmente, se extendería a 185 naciones y territorios a nivel mundial.

Un estudio de investigadores de la Universidad de South Hampton en el Reino Unido, actualmente en preimpresión, descubrió que si las autoridades chinas hubiesen actuado tres semanas antes, el número de casos podría haberse reducido en un 95 por ciento.

La supresión de la información y la mala gestión del PCCh durante las primeras etapas del brote mortal, lo cual ha resultado en una devastación económica y humana en todo el mundo, ahora plantea dudas sobre si el régimen puede ser legalmente responsable de la propagación del virus en todo el mundo. Algunos expertos legales creen que sí.

James Kraska, presidente y profesor de derecho marítimo internacional del Charles H. Stockton en el Centro de Derecho Internacional Stockton del Colegio de Guerra Naval de Estados Unidos, dijo que cree que el régimen chino tendrá que asumir la responsabilidad de violar su deber en virtud del derecho internacional.

Kraska dijo que, según la ley de responsabilidad estatal, si un país tiene el deber legal de hacer algo pero no lo hace, entonces puede ser considerado legalmente responsable.

“La República Popular de China es parte de un tratado del Reglamento Sanitario Internacional (...) del que casi todos los países del mundo son parte”, dijo Kraska a The Epoch Times. “Y ese tratado requiere que los estados sean muy directos o comunicativos, para compartir rápidamente información sobre una amplia categoría de enfermedades, incluidas las nuevas enfermedades similares a la influenza, como el coronavirus”.

“Este es un deber legal que los estados han suscrito libremente, y China, como todos los estados que son parte (...) han acordado en hacer eso”, agregó.

“Pero parece que en este caso, China no cumplió con su deber”.28 beijing 2

Una foto tomada el 12 de enero de 2020 muestra un letrero de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su sede en Gibebra, Suiza. (FABRICE COFFRINI/AFP vía Getty Images)
El propósito del Reglamento Sanitario Internacional (pdf) es “prevenir, proteger, controlar y proporcionar una respuesta de salud pública a la propagación internacional de enfermedades de manera que sea proporcional y restringida a los riesgos para la salud pública, y que evite interferencias innecesarias con el tráfico y comercio internacional”.

La versión revisada de 2005 es un acuerdo entre 196 países, que requiere que las partes notifiquen a la Organización Mundial de la Salud (OMS) “de todos los eventos que puedan constituir una emergencia de salud pública de importancia internacional dentro de su territorio”.

También requiere que las partes continúen informando a la OMS de “información disponible de salud pública oportuna, precisa y suficientemente detallada sobre el evento notificado”, incluida información como resultados de laboratorio, fuente y tipo de riesgo, número de casos y muertes, y condiciones que afectan la propagación de la enfermedad y las medidas de salud empleadas.

Retención de información
Entre mediados de diciembre y mediados de enero, el régimen chino mostró un patrón de comportamiento de retención de información y tergiversaciones sobre la gravedad de la enfermedad. Kraska dijo que los retrasos para proporcionar información a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las declaraciones falsas podrían ser legalmente procesables bajo la ley de responsabilidad estatal.

Las autoridades chinas comenzaron a notar un grupo de casos de neumonía con una causa desconocida el 21 de diciembre, según el Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades. El régimen chino informó la enfermedad infecciosa no identificada a la OMS el 31 de diciembre.

Hubo evidencia que mostró que un laboratorio chino ya había mapeado la mayor parte del genoma del virus–un paso crítico para contener el brote y desarrollar una vacuna– el 27 de diciembre. Los hallazgos se informaron posteriormente a los funcionarios chinos y a la Academia de Ciencias Médicas de China, la cual está afiliada al estado. Un laboratorio administrado por el gobierno también mapeó el genoma el 2 de enero, pero esta información no se hizo pública y se compartió con el mundo hasta aproximadamente una semana después.

Al PCCh también le tomó aproximadamente tres semanas después de que informara a la OMS sobre el virus, para reconocer que el virus podía transmitirse de persona a persona. La Comisión de Salud Municipal de Wuhan declaró falsamente el 31 de diciembre que no había evidencia de transmisión de persona a persona y que la enfermedad era “prevenible y controlable”. Esa narrativa continuó hasta el 20 de enero, cuando el destacado epidemiólogo chino, Zhong Nanshan, reconoció que más de una docena de trabajadores de la salud que estaban en primera línea habían contraído el virus.28 beijing 3

Un colega rocía a un médico con un desinfectante en una zona de cuarentena en Wuhan, el epicentro del nuevo brote de coronavirus, en la provincia central china de Hubei, el 3 de febrero de 2020. (STR/AFP a través de Getty Images)

Un estudio publicado en el New England Journal of Medicine a fines de enero encontró que “hay evidencia de que la transmisión de persona a persona se ha producido entre contactos cercanos desde mediados de diciembre de 2019”. La OMS repitió las tergiversaciones chinas en sus declaraciones públicas, pero agregó que el 14 de enero la enfermedad podía ser contagiosa entre los miembros de la familia.

Del mismo modo, el régimen chino tampoco informó rápidamente a la OMS que los trabajadores de la salud también estaban contrayendo el virus, información que habría sido crucial compartir para comprender la transmisión y el riesgo hospitalario para los trabajadores de la salud. El régimen solo anunció el número de infecciones entre los trabajadores de la salud durante una conferencia de prensa del 14 de febrero organizada por la Oficina de Información del Consejo de Estado. Un alto funcionario de salud chino dijo que 1716 trabajadores de la salud habían contraído el virus y que seis de ellos habían muerto.

También hubo evidencia de que el régimen chino impedía que los laboratorios compartieran información sobre el virus. La Comisión Provincial de Salud de Hubei ordenó a un laboratorio suspender las pruebas, no publicar información relacionada con el virus y destruir las muestras existentes el 1 de enero, según la revista financiera china Caixin.

El régimen chino tampoco respondió a las solicitudes internacionales de información sobre el virus y el brote. El secretario de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., Alex Azar, dijo anteriormente que Estados Unidos había estado tratando de enviar un grupo de expertos para comprender la transmisión y la gravedad del brote desde el 6 de enero. Sin embargo, las repetidas ofertas de los Estados Unidos quedaron sin respuesta durante un mes. El régimen chino finalmente acordó permitir que la OMS enviara un grupo de expertos internacionales para estudiar el virus a fines de enero. Esto ocurrió después de que el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, regresara de una visita de China llena de elogios a su líder Xi Jinping y a sus esfuerzos de respuesta por parte del régimen.

Mientras tanto, el régimen silenció a personas para que no alzaran la alarma sobre el creciente brote. Cuando varios médicos de Wuhan intentaron advertir a sus colegas y al público acerca de una “neumonía con una causa desconocida”, que luego se sabía que era el virus del PCCh, las autoridades intentaron silenciarlos y los reprendieron por “propagar rumores”. El más notable de ellos fue el Dr. Li Wenliang, un oftalmólogo que finalmente sucumbió a la enfermedad después de contraerla de un paciente que estaba tratando.28 beijing 4

Li Wenliang. (Cortesía de Li Wenliang)
Sin embargo, Kraska señaló que el hecho de que el PCCh no informara a la comunidad internacional sobre el virus debería distinguirse de la información errónea del régimen chino a sus ciudadanos, lo cual es un fracaso moral y no puede ser procesado bajo el derecho internacional.

“Es parte de lo que hacen las autocracias porque temen mucho la sociedad abierta y la información abierta”, dijo.

David Matas, un abogado con sede en Canadá que anteriormente se desempeñó como miembro de la delegación de Canadá en la Asamblea General de las Naciones Unidas, expresó una opinión similar a Kraska, diciendo que el régimen podría estar violando las Convenciones sobre armas biológicas, a las cuales China participa.

Matas, quien también fue miembro de la delegación de Canadá en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre una Corte Penal Internacional, dijo a The Epoch Times que la convención no solo habla de armas sino también de agentes biológicos. Los países pertenecientes a la convención están obligados a no retener agentes biológicos que no sean para fines pacíficos, dijo.

“Diría que este encubrimiento y represión es una forma de retención del virus, que es un agente biológico. Y, por lo tanto, es una violación de la convención, al menos en mi opinión”, dijo Matas, y agregó que cree que reprimir la información sobre el virus no es un “propósito pacífico” según la convención.

Para hacer cumplir la convención, un estado partícipe como Estados Unidos podría presentar una queja ante el Consejo de Seguridad de la ONU, dijo Matas. Se supone que el consejo de seguridad debe investigar los reclamos y producir un informe basado en la investigación. Agregó que si el consejo de seguridad considera a Beijing responsable, podría desencadenar remedios.

Estados Unidos, por ejemplo, podría utilizar el informe como base para designar a China como “patrocinador estatal del terrorismo” en virtud de la Ley de Inmunidades Soberanas Extranjeras (FSCA). Esto permitiría a las personas en los Estados Unidos demandar al régimen por el daño causado, sin enfrentar el obstáculo de la inmunidad soberana, una norma legal que aísla a los países de ser demandados en los tribunales de otros países. Actualmente, Irán, Corea del Norte, Sudán y Siria han sido designados como patrocinadores estatales del terrorismo.

Llevándolo a tribunales en Estados Unidos
Algunas personas en los Estados Unidos ya han recurrido a los tribunales nacionales como una forma de presionar al régimen para que brinde una explicación exhaustiva de sus acciones y busquen soluciones por los daños y la angustia causados por la pandemia.

Hubo más de 116,000 casos confirmados en los Estados Unidos el sábado por la noche, según datos compilados por la Universidad Johns Hopkins. Mientras tanto, muchos estados ya han implementado medidas de contención, como el cierre de servicios y escuelas no esenciales y que las personas se queden en sus hogares. Algunas empresas, incluidas las tiendas de comestibles y los restaurantes, también han cerrado voluntariamente.

The Berman Law Group de Florida, en asociación con Lucas Compton de Washington, presentó una demanda colectiva contra el régimen chino el 12 de marzo, alegando que el encubrimiento inicial de Beijing resultó en la pandemia mundial.

La demanda alega que el PCCh “sabía que COVID-19 era peligroso y capaz de causar una pandemia, pero actuó lentamente, proverbialmente metió la cabeza en la arena y/o lo cubrió por su propio interés económico”.

“China ha fallado miserablemente en contener un virus que conocían a mediados de diciembre”, dijo a The Epoch Times Jeremy Alters, el estratega jefe y portavoz no abogado de la demanda de Berman Law Group. “Al no contener ese virus, han desatado una pandemia en el mundo que, en gran parte, podría haberse contenido si se lo hubieran contado a los proveedores de salud mundiales, a las personas que se ocupan del problema, a las personas que podrían haber ayudado desde principios de enero”.

Una barrera para la demanda es la doctrina de la inmunidad soberana, que establece que un país es inmune a demandas civiles o enjuiciamiento penal en el tribunal de otro país. Sin embargo, hay excepciones establecidas en virtud de la FSCA, que permite a particulares en los Estados Unidos demandar a un país extranjero por sus acciones en determinadas situaciones.28 beijing 5

Un médico de SOMOS Community Care se prepara para evaluar a un paciente en un centro de pruebas de manejo para COVID-19 en Lehman College en el Bronx, Nueva York, el 28 de marzo de 2020. (John Moore/Getty Images)
Alters dijo que anteriormente han habido demandas por parte de Estados Unidos hacia países extranjeros, incluidas demandas contra Libia, Sudán, Cuba e incluso China. Dijo que las dos excepciones de la FSCA en las que se basará su demanda son las exenciones de “actividad comercial” y “terrorismo”.

“Vamos a luchar para que China pague y no hay nada que se interponga en nuestra forma de hacerlo”, dijo Alters. “Esta es la forma estadounidense. Esto es lo que hacemos. Cuando alguien te ha hecho daño, puedes ir a la corte para recuperarte. Cuando un país te ha perjudicado de manera tan masiva, deberías tener el derecho de hacer lo mismo”.

George Sorial, socio de Lucas Compton, agregó que la demanda está unificando a las personas en el país por una causa especial.

“Lo estamos haciendo en nombre de las personas en los Estados Unidos que han resultado heridas”, dijo Sorial. “Todos estamos alineados y este es un esfuerzo bipartidista”.

Las dos empresas dijeron que han recibido más de 10.000 solicitudes de personas en los Estados Unidos y de todo el mundo sobre su acción de clase. Dicen que algunos ciudadanos extranjeros están pidiendo ser parte de la demanda, mientras que los abogados y firmas de abogados de todo el mundo preguntan si pueden iniciar demandas similares contra el PCCh en sus propios países.

Aplicación de la ley internacional
Si se determina que el régimen ha violado una convención internacional o no ha cumplido con su obligación bajo la ley de responsabilidad estatal, los países podrían buscar una serie de remedios o contramedidas.

Según el Artículo 31 de los Artículos de Responsabilidad del Estado, “el Estado responsable tiene la obligación de reparar íntegramente el daño causado por el hecho internacionalmente ilícito”. Existen muchas formas de reparación por lesiones en virtud de los artículos, que incluyen restitución, compensación e intereses.

Kraska cree que es poco probable que el régimen chino haga reparaciones de acuerdo con el artículo, pero los países lesionados podrían tratar de litigar su disputa con Beijing ante la Corte Internacional de Justicia u otros tribunales internacionales, como en la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya.

Sin embargo, el régimen no puede ser obligado a participar en los casos debido a los principios de soberanía estatal, señaló.

Pero esto no significa que los países no tengan vías para buscar remedio en China, dijo Kraska. Los países aún podrían aprovechar el uso de contramedidas legales contra el régimen. Esto significa que los países pueden suspender sus propias obligaciones legales que deben al PCCh como una forma de inducir al régimen a cumplir con sus obligaciones.

“Entonces eso significa que no se trata solo de hacer actos poco diplomáticos o que no son bienvenidos. En realidad, está suspendiendo el derecho internacional, lo que significa que el estado lesionado puede hacer cosas que normalmente son ilegales, como violar la soberanía del estado que causa el daño”, dijo Kraska.

Sin embargo, una excepción es usar la fuerza contra el país, dijo.

Algunas de las contramedidas que los Estados Unidos podrían usar contra el régimen incluyen suspender los pagos a los portadores de bonos chinos o suspender las obligaciones legales bajo la Organización Mundial del Comercio que podrían afectar a China.

Estados Unidos también podría optar por cerrar sus mercados a China y socavar el vasto firewall de Internet del régimen para proporcionar información sin censura al pueblo chino.

Kraska dijo que la lista de posibles contramedidas es ilimitada.

A nivel nacional, los legisladores han comenzado a expresar sus preocupaciones sobre el mal manejo del virus al inicio del brote por parte de Beijing.28 beijing 6

El representante Jim Banks (R-Ind.) en Capitol Hill el 27 de marzo de 2019. (York Du/NTD)
El representante Jim Banks (R-Ind.) presentó recientemente una resolución bipartidista de la Cámara de Representantes, HR 907, para condenar al PCCh por minimizar intencionalmente el brote mediante la censura y la desinformación.

Mientras tanto, el senador Josh Hawley (R-Mo.) y la representante Elise Stefanik (R-N.Y.) también están pidiendo una investigación internacional sobre cómo el manejo inicial del virus por parte del PCCh puede haber puesto en peligro a los Estados Unidos y al resto del mundo.

“Es hora de una investigación internacional sobre el papel que desempeñó su encubrimiento en la propagación de esta devastadora pandemia”, dijo Hawley, en un comunicado de prensa conjunto con Stefanik.

“El PCCh debe rendir cuentas de lo que el mundo está sufriendo ahora”.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus como el virus del PCCh porque el encubrimiento y el mal manejo de la epidemia por parte del régimen, que comenzó en la ciudad china central de Wuhan, permitió que el virus se extendiera por toda China y avivara una pandemia global.

Eva Fu contribuyó a este informe.

https://es.theepochtimes.com/expertos-dicen-que-beijing-podria-ser-legalmente-responsable-del-mal-manejo-del-brote-del-virus-del-pcch_636483.html

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS