El móvil por la noche hace que los niños sean más gordos y duerman peor

Más de cincuenta estudios científicos de todo el mundo coinciden

Chatear con el teléfono móvil, jugar con una tablet o ver la televisión antes de dormir resulta perjudicial para el descanso y la salud de su hijo. Al menos, así lo evidencian medio centenar de estudios científicos que señalan cómo los niños que utilizan las pantallas antes de irse a la cama tienen más posibilidades de dormir mal y ser obesos.

Los smartphones tienen un efecto pernicioso sobre la calidad y cantidad del sueño de los más pequeños de la casa. Una cuestión que no es baladí ya que un buen descanso durante la infancia resulta imprescindible para su buen desarrollo y evitar problemas de salud en el presente y en el futuro.

En un artículo publicado en la revista científica Pediatrics, sus autores apuntan hacia tres razones principales que causan los desajustes de peso y sueño. La primera de ellas sería que el uso de las pantallas resta tiempo de descanso a los niños y adolescentes, la segunda es la estimulación visual y auditiva que reciben de la pantalla y, finalmente, los efectos de la luz emitida de los aparatos electrónicos en los ritmos circadianos, la fisionlogía del sueño y la atención.

Según este estudio científico, que se dedica a recopilar todos los estudios preexistentes en esta materia, el 30% de los niños de preescolar y entre el 50% y el 90% de los niños en edad escolar no duermen lo que deberían. Una carencia en la que las pantallas juegan un papel importante. Sin embargo, entre las propias pantallas también existen diferencias importantes. De este modo, los estudios evidencian como aquellos que utilizan aparatos interactivos (ordenadores, tablets o smartphones) antes de dormir tienen un peor sueño ordenador produce un peor descanso que la televisión.

Los efectos del uso de pantallas son iguales en todas partes del mundo y no existen diferencias significativas en los resultados fruto de variables socioculturales ya que estudios de países tan diversos como Tailandia, la Países Bajos, Francia, Turquía, Noruega, Arabia Saudí o Estados Unidos arrojan las mismas conclusiones. Uno de los puntos más preocupantes de este estudio muestra cómo el teléfono móvil se ha convertido en un apéndice del cuerpo de los más pequeños de la casa.

Más del 60% de los adolescentes se llevan el celular a la cama. Asimismo, este recopilatorio de estudios también muestra como los niños que duermen con alguna pantalla en su habitación lo hacen durante menos horas y peor que aquellos que duermen sin pantallas. Es decir, cuando es hora de dormir, los aparatos electrónicos cuanto más lejos de sus hijos, mejor. Consejos para que tu hijo descanse bienEl estudio también recoge un breve listado de consejos elaborado por la Asociación Americana de Pediatría para garantizar un buen descanso de los más pequeños.

Estas son los cinco puntos a tener en cuenta.

-Convierte dormir en una prioridad y establece unas expectativas de sueño saludables.

-Crea una rutina antes de la hora de dormir que incluya actividades relajantes y que evite el uso de aparatos electrónicos.

-Saca todos los aparatos electrónicos (televisiónes, videojuegos, ordenadores, tablets y teléfonos móviles) de la habitación en la que duerman tus hijos.

-Explica a tus hijos que la luz de las pantallas es mala para la salud.

-Si tu hijo tiene problemas de humor o de comportamiento, la carencia de sueño contribuye a la existencia de esos problemas.

http://www.elmundo.es/vida-sana/familia-y-co/2017/12/16/5a33ca34268e3e27618b45b9.html