Nutrición ortomolecular: ¿en qué consiste?

La nutrición ortomolecular tiene defensores y detractores a partes iguales. Ha sido calificada por algunos sectores de la medicina como fraudulenta y poco científica. Sin embargo, sus terapeutas defienden su validez, ya que se apoya en principios básicos de salud universal.
Para entender de forma clara y fácil qué es la nutrición ortomolecular la podemos definir como una terapia basada en la aportación de nutrientes al organismo para suplir deficiencias generadas por una enfermedad. Estos suplementos nutricionales deben obtenerse de fuentes naturales.

En palabras de la AENTOC (Asociación Española de Nutrición Ortomolecular), la nutrición ortomolecular tiene el objetivo de “propiciar la ausencia de enfermedad del paciente y que viva en un buen estado de salud”.

Pequeño repaso histórico
La nutrición ortomolecular no es una terapia nueva. Linus Pauling, quien fue premio Nobel de Química en el año 1954, es la primera persona que define el término ortomolecular.

También la doctora Catherine Kousmine se valió del tratamiento a base de complementación nutricional para tratar enfermedades como la esclerosis múltiple, la poliartritis o algunos tipos de cáncer. A día de hoy existe la Fundación Kousmine dedicada a la formación y a la profundización del método desarrollado por esta doctora.

Uno de sus discípulos, que llegó a tratar un gran numero de pacientes en Francia, es Jean Seignalet. Suyo es el libro La alimentación o la tercera medicina, del cual existen varias ediciones y está traducido a distintas lenguas.

¿Como actúa la nutrición ortomolecular?8 nutrición ortomolecular 2

La nutrición ortomolecular orienta sus dietas a suplir con elementos naturales los déficits originados por enfermedades
Según las bases de esta disciplina, las enfermedades se originan debido a un desequilibrio bioquímico del organismo que afecta a nuestras células provocando desajustes. Proporcionando a las células los micronutrientes adecuados, se logra un óptimo equilibrio y el buen funcionamiento.

Con ello se consigue tratar enfermedades ya existentes, como hemos visto anteriormente. Pero también puede mejorar malestares inespecíficos, tales como las migrañas, falta de energía y problemas digestivos.

Los micronutrientes necesarios para nuestras células son:

Vitaminas, como las del grupo B, vitamina C o vitamina E.
Minerales, como el calcio, el magnesio o el potasio.
Oligoelementos necesarios en cantidades muy pequeñas: litio, cobre o manganeso.
Aminoácidos, entre los cuales podemos mencionar la L-glutamina, la L-arginina o la L-carnitina.
Ácidos grasos esenciales, por ejemplo omega 3 y 6.

¿En qué consiste un tratamiento de nutrición ortomolecular?

El tratamiento a base de nutrición ortomolecular siempre es personalizado e individual. Un médico o terapeuta especializado es el encargado de hacer una valoración del estado nutricional del paciente.

A partir de unas analíticas se puede establecer dónde existe el desequilibrio bioquímico, qué carencias nutricionales existen, y qué es lo que se debería corregir. Generalmente, se precisa del uso de suplementación nutricional.

La primera herramienta terapéutica es la dieta. Se trata de dietas pensadas para ofrecer una nutrición óptima a las células. Por norma general se basan en la ingesta de proteínas de calidad, grasas insaturadas y carbohidratos complejos.

Se evitan sobre todo los azúcares añadidos, los lácteos y las grasas saturadas. También se suelen recomendar pautas de vida saludables, como el ejercicio físico y un buen descanso, evitar el estrés y complementar el tratamiento con otras terapias alternativas si es necesario.

 

¿Tiene respaldo del sector médico?
8 nutrición ortomolecular 3
Es un profesional quien determina los requerimientos en la nutrición ortomolecular y elabora el plan terapéutico
Como en muchas ocasiones, cuando hablamos de dietas y terapias, existen defensores y detractores de estas herramientas. Veamos qué posición adoptan frente a la nutrición ortomolecular.

Qué dicen sus detractores
Las voces críticas con la nutrición ortomolecular no la consideran suficientemente fiable, sobre todo porque no está basada en estudios científicos contrastados. Además, se cuestiona también el uso de vitaminas, minerales y otros nutrientes en altas dosis.

Algunas veces se prescriben en cantidades muy por encima de las recomendadas oficialmente por entidades como la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) o por el Institute of Medicine estadounidense. Según estas organizaciones, dosis tan elevadas pueden ocasionar efectos adversos a corto y largo plazo.

Algunos organismos y voces del sector médico y de la nutrición -como la Real Academia de Medicina Española, la Asociación Española de Dietistas Nutricionistas o la Sociedad Americana del Cáncer- afirman que su eficacia no está demostrada y la califican de “paracientífica, engañosa y potencialmente peligrosa”.

Qué dicen las voces defensoras
Para los defensores de esta disciplina, la complementación nutricional como herramienta terapéutica es una realidad. Incluso, en la medicina convencional se usan tratamientos combinados.

Según los profesionales que se dedican a la medicina ortomolecular, sí existe evidencia y práctica médica que avalan resultados positivos en tratamientos de esquizofrenia, depresión, desordenes de ansiedad y déficit de atención e hiperactividad. El uso de la medicina y la nutrición ortomoleculares ha acompañado los tratamientos convencionales obteniendo buenos resultados.

La nutrición ortomolecular causa interés
La nutrición ortomolecular busca el equilibrio bioquímico del organismo para asegurar que todos los sistemas del cuerpo funcionen de forma adecuada. Aunque una parte de los profesionales de la medicina y la alimentación la califican de pseudociencia, la verdad es que va ganando espacio como herramienta para curar y prevenir enfermedades.

Suplementos nutricionales en el embarazo y la lactancia Suplementos nutricionales en el embarazo y la lactancia
Los suplementos nutricionales en el embarazo y la lactancia contribuyen a un buen estado de salud de la madre, y por lo tanto del hijo.


Bibliografía
AENTOC (Asociación Española de Nutricionistas y Terapeutas Ortomoleculares Cualificados). Principios de los Nutricionistas Ortomoleculares.
Basulto J, et al. Nutrición Ortomolecular”. Postura del GREP‐AEDN (Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas‐Nutricionistas). Febrero 2012.
Janson M. Orthomolecular medicine: the therapeutic use of dietary supplements for anti-aging. Clinical interventions in aging. Setiembre 2006. 1(3):261-265.
Maheswari S, et al. Zinc adjunct therapy reduces case fatality in severe childhood pneumonia: a randomized double blind placebo-controlled trial. BMC Medicine. Febrero 2012. 10(14).
Zell M, Grundmann O. An orthomolecular approach to the prevention and treatment of psychiatric disorders. Advances in mind body medicine. 2012. 26(2):14-28.

8 nutrición ortomolecular 4Anna Vilarrasa
Graduada FPII en Dietética y Nutrición Humana por la Escuela Roger de Llúria de Barcelona en el año 2012. Al terminar los estudios oficiales, se especializó en Dietas veganas, y más adelante en Alimentación Infantil.

Está en posesión del Diploma Posgrado Comunicación Alimentaria por la Universitat Oberta de Catalunya, el Curso Superior Universitario Alimentación y Nutrición en la Infancia por el Institut de Formació Contínua IL3 – Universitat de Barcelona, el Curso especialización en Nutrición Clínica Vegetariana por el Instituto de Ciencias de Nutrición y Salud.

Actualmente trabaja regentando un herbolario en la ciudad de Barcelona, el cual compagina con una consulta de asesoramiento dietético (tanto presencial como on-line) y la realización de menús personalizados para familias o personas solas. Autora de un blog (www.annavilarrasa.com) y redactora de artículos sobre alimentación, dietas, estilo de vida y fitoterapia

https://mejorconsalud.com/nutricion-ortomolecular/