Aceite de coco reduce colesterol y riesgo de enfermedad cardíaca

 

Si has probado el aceite de coco, sabes por experiencia que es un alimento maravilloso e increíblemente saludable. El aceite de coco es un tipo de grasa natural que se obtiene de la masa seca del coco, algo bastante sencillo, pero poderoso.

 

En estos días, las grandes farmacéuticas se han dado el trabajo de querer dañar la reputación del aceite de coco, algo que lograron hace 5 décadas atrás pero que ahora no está teniendo muy buenos resultados, visto que todos sabemos y conocemos los beneficios del aceite de coco por experiencia propia, estas compañías e instituciones gubernamentales simplemente se están hundiendo cada vez más en el hoyo que cavaron para sí mismos.

 

El aceite de coco es un superalimento completamente natural, el cual ha sido comprobado por cientos de estudios científicos y por los conocimientos de nuestros abuelos y culturas tradicionales, que es excelente para la salud cardiovascular y todo nuestro cuerpo.

 

Vamos a repasar brevemente algunos de los puntos que exoneran al aceite de coco de la mala fama que los médicos y “oficiales de salud” le tratan de dar.

Beneficios principales del aceite de coco

Colesterol y la enfermedad cardíaca
Bajar el LDL de una persona o colesterol total no afecta el riesgo de enfermedad cardíaca. Puede que seas capaz de manipular un valor de laboratorio (la medicina tradicional se enfoca en el tratamiento de un número en lugar del paciente), pero si el colesterol total cae de 250 (nivel de colesterol alto) a 140 (nivel de colesterol normal), el riesgo de enfermedad cardíaca no cambia en lo absoluto. Aumente o no la grasa saturada en el coco aumenta el colesterol LDL (que no lo hace), el punto es que el LDL elevado no causa la enfermedad del corazón.

En realidad, el cerebro es 30% colesterol, y necesita colesterol para funcionar. Bajar los niveles de colesterol a través de la manipulación de la dieta o las estatinas puede causar daño al cerebro. El cerebro no puede funcionar sin colesterol. Los fármacos de estatinas pueden influir negativamente en la memoria debido a sus efectos reductores del colesterol.

Triglicéridos e inflamación
Los niveles de triglicéridos son uno de los marcadores más importantes que indican inflamación (del tipo dañino). Niveles altos de triglicéridos = inflamación excesiva.

La forma principal en la que el cuerpo de una persona se inflama es cuando libera demasiada insulina, una hormona que es pro-inflamatoria. La insulina se libera cuando se comen alimentos como el azúcar refinada, harina refinada, alimentos horneados y procesados y granos. La grasa en el coco se digiere tan lentamente que no aumenta los niveles de azúcar en la sangre y por lo tanto, no causa una liberación de insulina. Básicamente, es la otra basura en los alimentos, no la grasa saturada, que causa enfermedades del corazón.

¿Cómo convierte la insulina el azúcar en triglicéridos?

Este proceso es parte de lo que hace la insulina. La insulina es una hormona de almacenamiento. Si tu cuerpo no puede usar inmediatamente el azúcar, la insulina la almacena como energía futura convirtiéndola en triglicéridos (una forma de grasa que circula en la sangre).

Inflamación y enfermedad cardíaca
Puedes tener mucho colesterol circulando en la sangre, pero el colesterol no se deposita en los vasos sanguíneos a menos que haya suficiente inflamación para garantizarlo. Una vez más, la cantidad de colesterol circulante en la sangre (por sí solo) no tiene nada que ver con la enfermedad cardíaca.

Por el contrario, la inflamación en el revestimiento interior de los vasos sanguíneos es una lesión/herida, y una vez que el vaso se lesiona debido a la inflamación, el colesterol LDL irá al sitio de esa lesión para tratar de curarla. El LDL se convierte en “cemento” y comienza a acumularse de una manera poco saludable. Esto no es saludable para el corazón, pero como puedes ver, es la inflamación la que desencadena esta cascada de eventos (no el colesterol).

Para ponerlo más simple:

Colesterol alto + triglicéridos alto (es decir, alta inflamación) = un problema de salud.

Colesterol alto + triglicéridos normales (es decir, baja inflamación) = todo normal y bien.

Grasa saturada en el aceite de coco
El aceite de coco no se daña bajo condiciones normales. Su grasa saturada se mantiene sólida a temperatura ambiente. Es muy estable. Cocinar con aceite de coco es una buena opción porque es muy estable al calor.

Por el contrario, los aceites ricos en grasas omega-6 son inestables y se vuelven rancios rápidamente, lo que aumenta la inflamación y aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca. Esas grasas omega-6 incluyen aceite de soja, aceite de maíz, aceite de semilla de uva, aceite de nuez, aceite de girasol y aceite de cártamo. Cambiar de manteca de cerdo a las grasas vegetales en realidad aumenta las tasas de enfermedades del corazón.

La alternativa de las farmacéuticas e instituciones gubernamentales al aceite de coco para combatir la enfermedad del corazón, son en realidad, lo que promueven y causan enfermedad del corazón.

El aceite de coco combate la inflamación
El ácido láurico, una de las principales grasas en el coco, es bueno para el intestino y posee propiedades anti-inflamatorias. Una dieta rica en alimentos que combaten la inflamación es, ¡ideal para la salud del corazón! El aceite de coco es ideal para la salud del corazón.

El aceite de coco siempre ha sido, y siempre será, un alimento natural y saludable
Probablemente ésta no sea la última vez que una campaña de desinformación sobre el aceite de coco llegue a tus oídos (u ojos), pero mientras el aceite de coco siga siendo extraído del fruto de la palma de coco, de forma natural sin ingredientes tóxicos agregados, este seguirá siendo un superalimento con propiedades beneficiosas para tu salud y el cuerpo humano.

La próxima vez que escuches que el aceite de coco es malo sin prueba alguna, recuerda tomar dos cucharadas adicionales, para calmar la duda. Y no te olvides utilizar la sección de comentarios, si tienes alguna pregunta.

Yo tomo mi aceite de coco en la mañana y en la tarde, o cada vez que siento que mis dientes y sistema inmunológico necesita ayuda. Sobre sus beneficios, yo sí que no tengo duda.

Gracias por leer.

También te puede interesar:


Fuente:
-https://healthygoods.com/natural-health-blog/coconut-oil-debate
-http://ajcn.nutrition.org/content/91/3/535
-http://ajcn.nutrition.org/content/early/2016/01/20/ajcn.115.122671
-http://ajcn.nutrition.org/content/102/6/1563.long
-http://circ.ahajournals.org/content/early/2017/06/15/CIR.0000000000000510

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS