Cómo sobrevivir a la depresión de la mediana edad

 

POR JILL SUTTIE. El malestar de la mediana edad es común, pero la felicidad se recupera a medida que se envejece.
Estoy en mis 50 años, un poco más allá de la mediana edad, pero no exactamente en la vejez. Mis hijos han crecido, tengo una buena carrera, mi matrimonio es sólido, y todavía estoy razonablemente saludable. Así que la satisfacción de la vida debería ser mía para arrancar.

Pero no lo es. No soy más feliz que la mayoría de la gente que conozco, y en muchos casos menos. ¿Por qué estoy en una depresión cuando todo parece estar funcionando bien, correcto?

Esa pregunta está en el corazón del libro de Jonathan Rauch, “La curva de la felicidad“. En su libro, Rauch argumenta que un descenso de la felicidad en la mediana edad es una parte normal del desarrollo humano, e incluso puede ser un precursor necesario para la satisfacción posterior de la vida. También sugiere que si podemos encontrar maneras de aguantar durante esta turbulenta transición, nuestra felicidad no solo se recuperará, sino que probablemente superará nuestras expectativas.

La crisis de la mediana edad
Aunque la idea de la “crisis de la mediana edad” ha existido durante décadas, y es sobre todo objeto de escarnio y burla, Rauch dice que “crisis” es en realidad la palabra equivocada para lo que nos sucede a muchos de nosotros en la mediana edad. Si se observan grandes patrones en los datos de felicidad global, y en los experimentos longitudinales en los que los individuos se comparan con ellos mismos, surge un fuerte patrón: la felicidad se reduce gradualmente a lo largo de los primeros años de la vida adulta hasta llegar a su punto más bajo, justo entre mediados de los 40 y principios de los 50 (aunque los países “más felices” suelen tener reducciones más tempranas).

Esto sucede independientemente de las circunstancias de la vida, como por ejemplo, si sus ingresos son altos o no, si tiene hijos en casa, si cuida a sus padres ancianos o si tiene una carrera exitosa. Eso no quiere decir que estas cosas no importen para la felicidad, sí que lo hacen. Como han descubierto Carol Graham y otros investigadores de la felicidad, un matrimonio estable, la buena salud, el dinero suficiente y otros factores son todos buenos para la felicidad. Es solo que parece que tenemos una tendencia al malestar en la mediana edad que no se puede explicar únicamente por estos factores.17 Depresion 2

“La curva de la felicidad no aparecería en tantos conjuntos de datos y lugares como lo hace, incluso entre los simios, si no estuviera directamente conectada en cierta medida”, escribe Rauch.

Aunque las razones de esta caída de la felicidad no están claras, Rauch hace un valiente trabajo de investigación para explicarla. En un estudio longitudinal, por ejemplo, los investigadores descubrieron que si se preguntaba a los jóvenes alemanes cómo pensaban que sería su vida cinco años más tarde, y luego se comparaba esto con la forma en que realmente se sentían cinco años más tarde, sus predicciones eran mucho más altas que la realidad. En otras palabras, tendían a ser demasiado optimistas, y este desajuste parecía reflejar sus niveles de felicidad en declive.

Esto tiene sentido, cuando las expectativas no se cumplen, estamos obligados a sentir decepción. Y, argumenta Rauch, cuando no tenemos ningún marcador externo claro en nuestras vidas para explicar nuestra decepción, eso puede crear circuitos de retroalimentación negativa, donde nos sentimos mal y culpables por sentirnos así.

“El efecto de la retroalimentación puede y a menudo aflige a las personas que no experimentan ninguna crisis o choque severo, personas que, por el contrario, están bien”, dice Rauch. “A veces las personas que, relativamente hablando, son las menos afectadas por las circunstancias objetivas serán las más atrapadas en los circuitos de retroalimentación [negativa]”.

El impulso de la vejez
Curiosamente, este patrón se invierte completamente después de la mediana edad, de modo que las personas mayores tienden a ser mucho más felices de lo que hubieran previsto cinco años antes. Esto sugiere que si podemos aguantar, las cosas pueden mejorar por sí solas, a medida que nos sorprendemos gratamente por nuestros niveles de felicidad.

“La retroalimentación positiva sustituye a la negativa a medida que las decepciones se convierten en sorpresas agradables, y a medida que la satisfacción y la gratitud crecientes se refuerzan mutuamente”, dice Rauch.

De hecho, hay muchos aspectos positivos potenciales que vienen con el envejecimiento, que Rauch relata en el libro. Estos son algunos de los beneficios al salir de la depresión de la mediana edad.

El estrés tiende a disminuir. Parece intuitivo; después de todo, probablemente tengamos menos factores de estrés en el trabajo o la familia a medida que envejecemos y nuestras carreras se estabilizan o nuestros hijos se van de casa. Pero, de hecho, los investigadores han descubierto que incluso manteniendo otras cosas constantes, el estrés tiende a disminuir a medida que envejecemos, y esta curva descendente del estrés parece estar vinculada a nuestra mayor felicidad.

La regulación emocional mejora. Los adultos mayores no solo tienden a experimentar emociones menos intensas que los jóvenes, sino que también parecen manejar mejor las emociones en general. Después de escuchar grabaciones de personas que hacían comentarios despectivos sobre ellos, los adultos mayores respondieron con menos comentarios negativos hacia los que criticaban y más desapego hacia la situación, lo que sugiere una mayor regulación emocional.

Las personas mayores sienten menos arrepentimiento. Stephanie Brassen y sus colegas encontraron que cuando las personas tomaban una decisión equivocada y perdían todas sus ganancias en un juego, los participantes mayores experimentaban menos arrepentimiento que los adultos más jóvenes, un hallazgo que también se reflejaba en sus distintos patrones de actividad cerebral.

Las personas mayores son menos propensas a la depresión. Según las investigaciones, la depresión se vuelve menos común a medida que envejecemos. Esto puede deberse a que los adultos mayores parecen tener una mayor inclinación al optimismo (una sensación de que las cosas van a funcionar) y más positividad (un enfoque en lo positivo en lugar de lo negativo en la vida) que las personas más jóvenes.

Cómo sobrevivir a la mediana edad
Es bueno saber que, a medida que envejeces, las cosas mejoran. Pero eso no significa que no podamos hacer algo para ayudarnos a lidiar con el malestar de la mediana edad. Por suerte, Rauch tiene algunas ideas para pasar este tiempo con más perspectiva.

Normalizarla. El simple hecho de comprender que es un fenómeno casi universal puede ayudarnos a dejar de culparnos por nuestros sentimientos y aprender a aceptarlos más. No significa que no seguirá decepcionándose, pero al menos podría dejar de reprocharse por cómo se siente, lo que de otra manera solo sirve para empeorar las cosas.

Interrumpa su crítica interna. Básicamente, estamos programados para querer más y ser optimistas sobre nuestro futuro, al menos cuando somos jóvenes, porque es una ventaja a largo plazo. Eso alimenta el tipo de ambición que puede impulsar el trabajo duro hacia nuestras aspiraciones. Pero, a medida que la desilusión se hunde cuando esas aspiraciones no se materializan, podemos encontrarnos comparando nuestros logros con los de otros y decidir que nos quedamos cortos. Esta es una receta para el sufrimiento.

Para contrarrestar esto, Rauch sugiere interrumpir nuestra crítica interna usando enfoques de terapia cognitivo-conductual para reformular una situación o detener la constante reflexión. Una breve interjección de algún mantra interno o un recordatorio —como “No tengo que ser mejor que nadie” o el más corto “Deja de comparar”— puede ayudarle a atraparse a sí mismo y evitar que su mente gire fuera de control.

Mantegáse presente. Sé que está muy extendido hoy en día, pero la atención consciente —u otras disciplinas de la mente presente, como el tai chi, yoga o incluso ejercicio físico— puede ayudarle a apagar el botón de autocrítica, a sentirse menos ansioso y experimentar emociones más positivas. En mi propia vida, he utilizado las meditaciones de atención consciente, los estiramientos y paseos al aire libre para ayudarme a estar más presente, y nunca fallan a la hora de dirigir mi estado de ánimo en la dirección correcta.

Comparta su dolor con los demás. A muchas personas les resulta difícil llegar a los demás cuando sienten el descontento de la mediana edad. Temen que esto implique que algo está mal con ellos, que son deficientes de alguna manera, o que perderán el respeto de los demás.

Pero compartir los sentimientos con un buen amigo, que puede escuchar con compasión y también apoyarlo a través de la experiencia, puede contribuir a que se sienta menos solo. “En el aislamiento, la decepción y el descontento se fermentan y se agudizan, lo que se suma a la vergüenza, que alimenta la necesidad de aislamiento. Romper ese ciclo es el primer trabajo”, escribe Rauch.

Un buen amigo también puede ayudar a evitar que realice algo precipitado, como hablar mal de su jefe o mentirle a su cónyuge, algo que puede parecer un alivio para su malestar, pero que probablemente le resulte contraproducente.

Dé pequeños pasos; no salte. Esto puede ser lo más difícil de hacer, pero es muy importante. Cuando sienta una crisis de la mediana edad, no intente cambiar radicalmente las cosas tirando a la basura el trabajo de su vida o familia y empezando de nuevo en alguna isla tropical. En vez de eso, considere la posibilidad de hacer cambios más pequeños que estén alineados con sus habilidades, experiencia y conexiones acumuladas.

Rauch señala el trabajo de Jonathan Haidt, quien ha descubierto que avanzar progresivamente hacia nuestros objetivos, más que alcanzarlos, y vivir una vida con un propósito es lo que nos lleva a la felicidad duradera. Así que, en lugar de ir a una reorganización completa de su vida, piense en hacer cambios graduales que traigan pequeños impulsos de positividad. Tal vez podría considerar un movimiento alternativo en el trabajo, revitalizar su matrimonio probando nuevas cosas juntos, o tomar un nuevo hobby. De esa manera, cuando su curva de felicidad suba, como probablemente lo hará, no se quedará con una vida destrozada. Lo que nos lleva a su última sugerencia:

Esperar. Parece un consejo extraño; pero como el malestar de la mediana edad es una cuestión de desarrollo, puede ser mejor esperar la caída de la felicidad y aceptar que es probable que cambie. Mientras no se sumerja en la depresión, mantenerse firme es una estrategia perfectamente sólida.

Eso no significa que debería ignorar los problemas graves de su vida; simplemente significa que si sus emociones parecen desproporcionadas con respecto a lo que está sucediendo, preste atención y sea paciente con usted mismo. Por supuesto, esto sería probablemente mucho más fácil si la gente no descartara sus sentimientos como una especie de crisis narcisista. Rauch nos pide a todos que dejemos de menospreciar a la gente que pasa por dificultades de mediana edad y que mostremos más compasión.

Además, su libro sugiere que el estereotipo del envejecimiento como una etapa decadente está mal visto. Señala a las organizaciones —como Encore.org— que están trabajando para cambiar los mensajes negativos sobre el envejecimiento y ayudar a las personas mayores a sentirse apoyadas en lugar de frustradas en sus intentos de seguir siendo miembros vitales y contribuyentes de la sociedad.

En lo personal, encontré su libro bastante edificante e instructivo. Definitivamente me ayudó a ser más indulgente conmigo misma por sentir el malestar de la mediana edad y esperar más para superarlo. Quizás ayude a otros lectores de mediana edad a darse cuenta de que, solo porque sientas descontento, no significa que la vida te pase de largo. En cambio, probablemente se está preparando para florecer.

Jill Suttie, Psy.D., es la editora de la reseña de libros de Greater Good y una frecuente colaboradora de la revista. Este artículo fue publicado originalmente por la revista online Greater Good.

https://es.theepochtimes.com/como-sobrevivir-depresion-mediana-edad_605642.html

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS