Estructura conceptual de la inteligencia ética: funcionalidad, ideológica y moral

A este respecto, Belohlavek (2007) establece que la inteligencia ética es un mecanismo mental que construye los preconceptos estructurales y las reglas de juego con que un individuo aborda la realidad. La inteligencia ética tiene por objetivo hacer la interacción entre el medio y el individuo, su propósito último es conservar la identidad del individuo en cuestión.


En este orden de ideas, cuando se habla de identidad se refiere tanto a los aspectos individuales como a los grupales, la inteligencia ética funciona adecuadamente cuando el individuo logra los objetivos que afirman su identidad. La estructura conceptual de la inteligencia ética seria la siguiente:

Al respecto, el propósito de la inteligencia ética es, conservar en lo profundo la identidad del individuo cuando se está ante un adulto, la función moral es lo que hace evolucionar o involucionar a la inteligencia ética; si un individuo deja de lado la utilidad social de su accionar y la sustituye por el propósito de estar en paz con su conciencia, naturalmente el individuo se vuelca a operar con las reglas de juego de la ética de la supervivencia.
Por ello se hace necesaria, la trascendencia por el absoluto; con Dios, es parte de la trascendencia por la acción y es un elemento necesario para que la función moral exista, por eso todos aquellos que niegan los absolutos no acceden a su ontointeligencia o sólo pueden operar en el nivel que corresponde a la ética del sobreviviente, la ideología es el sostén de la funcionalidad de la inteligencia ética. 

la inteligencia social
Según Martínez (2006), la inteligencia ética es esencialmente intuitiva, y comprender este tipo de inteligencia que distingue entre el bien y el mal es algo así como el ser o no ser de la evolución humana, por lo tanto no es fácil estudiarla.
Por otra parte, en la inteligencia ética se subsumen la inteligencia racionalinstrumental y la inteligencia emocional; en este sentido, una organización puede ser racional en su gestión administrativa y productiva, pero esto será insuficiente para hacer sostenible su éxito y su competitividad.
De igual manera, para Fernández (2004), la inteligencia ética es tener la capacidad de asimilar, guardar y elaborar información, utilizándola para resolver situaciones o problemas de forma no automática, permite recoger información del interior y del entorno, con el objetivo de emitir la respuesta más adecuada a las demandas que la cotidianidad plantea.
Al respecto, hablar de inteligencia ética en la construcción, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación de conocimientos, implica ejercer cambios profundos en las universidades que deben incluir programas curriculares institucionales, los cuales privilegien estrategias innovadoras en los procesos de enseñanza y orientación del aprendizaje que solventen los problemas actuales en la educación, sobre todo en educación superior.


La afirmación anterior expresa que la inteligencia ética en los procesos de enseñanza y orientación del aprendizaje se apoya en la teoría de las inteligencias múltiples, y profundiza las propuestas de la inteligencia emocional y de la inteligencia social, las cuales se nutren de la capacidad de cambio y aprendizaje, y de los mecanismos de trabajo derivados de las nociones de transculturalidad como herramienta para recoger lo mejor de cada cultura.
En relación con las implicaciones, se puede decir que la inteligencia ética es habilitada por la imaginación moral, la cual es capaz de crear posibilidades inéditas de actuación orientada a la integración y a la congruencia de las conductas.
En efecto, la inteligencia ética se refiere a la vida moral de las organizaciones, centrada en las personas que la componen, y en dicha vida moral quedan incluidas la reflexión moral, su formación, las influencias que recibe, sus avances, las experiencias morales, el trabajo en equipo, el liderazgo, la comunicación organizacional y la conducta moral. Así, la inteligencia ética puede ser considerada inteligencia de la vida, en el sentido que permite y orienta el desarrollo del proyecto de la organización, al tiempo que lo hace compatible con otros proyectos convergentes.

Fuente EL CEREBRO TRIUNO Y LA INTELIGENCIA ÉTICA: MATRIZ FUNDAMENTAL DE LA INTELIGENCIA MULTIFOCAL

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Belohlavek, P. (2007). Autogenesis de la Inteligencia Ética, the unicist Research institut discovering newfrontiers Belohlavek, P. (2007). Introducción a la Inteligencia
Ética. Editado por Tagle Group Book.

Fernández, O. (2004). Inteligencia Solidaria. Ediciones Ricardo Vergara. Buenos Aires


Martínez, R. (2006). Inteligencia Ética Para La Vida Cotidiana, Reviewby.
.

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS