Comprar libertad

 

Vengo volviendo de vacaciones, 2 semanas con la familia, 10 días semi desconectado de la red en el campo, sin mucho que hacer y en la infinita posibilidad de estar presente.

Retomo el blog que por un ejercicio de limpieza mental había dejado un poco de lado. Escribir en el blog de la tercera había sido un ejercicio nuevo, con una dinámica de rapidez y conexión con lo cotidiano, lo que en mi querida capacidad de abstracción no era fácil. No era fácil escribir para alguien que no fuera yo, para un lector al que no le hacen sentido o no le sirven mis distinciones, y lee lo contingente, aquello que le es cercano, que lo toca en su devenir cotidiano. 

Y viendo ese ejercicio me aparece la pregunta por lo que toca a la mayoría (estando yo o no dentro de ella), lo que la mueve, y aparece un artículo de Luis Larraín en El Mercurio, donde habla de los principios del sector del que participa, aludiendo, entre otras cosas, a la responsabilidad individual.

 

    

Entonces se me mezcla todo, las vacaciones, el ejercicio de lo cotidiano, la responsabilidad individual, ver a mis hijos comprometidos sólo con jugar, la naturaleza, etc., etc. Y me cae la chaucha que el paso de la irresponsabilidad infantil a la responsabilidad individual (la cual yo también apoyo y propicio por lo demás como fuente de aprendizaje) no es un tránsito que se enseñe. Me explico.... Vivimos la infancia sin mayores responsabilidades, en un espacio que en la medida que transcurre el tiempo tiende a ir "formateándonos" para participar del sistema en que habitamos. Así, nos "educan", como mecanismo de habilitación social para ser parte del sistema. Pero una parte de ese sistema sabe que aprender eso de la "responsabilidad individual" no es tarea fácil y toma ventaja de eso apelando a ese deber ser que es que todos son individualmente responsables. 

 

En su lógica, no es un abuso ni un aprovechamiento. La persona que decide tomar un crédito, abrir una tarjeta nueva, endeudarse lo hace por opción, y esa opción se supone responsable.

El tema es que no pasa así. La mayoría cuando se da cuenta ya está metido hasta el cogote. Y cuando se da cuenta que se da cuenta (si es que alguna vez le pasa) tiene pocas posibilidades de decir "es que yo no sabía", ya que el sistema supone su decisión responsable, por lo que si se dedicó a endeudarse para tener un plasma más grande, el celular de turno, la zapatilla que da súper poderes, ahora sólo le queda ser "responsable" y pagar por eso. Aunque el que le haya dado el crédito lo haya hecho de forma irresponsable.

 

Entonces aparece la indignación, el sentir "el sistema me está cagando", el verse vulnerado (y avergonzado) de ser parte del sistema y ya haber comprometido su libertad, y verse al mismo tiempo obligado a tener que recomprar la libertad comprometida que se supone por voluntad propia.

 

La mayoría no lo logra, y tiene que seguir buscando la forma de generar más recursos para poder hacer frente a sus compromisos, teniendo que acceder a mayores niveles de complejidad que están implícitos en solventar unas condiciones de vida artificiales que priorizan o priorizaron consumo presente por consumo futuro, que valoraron la inmediatez y la satisfacción inmediata del impulso y que ahora más encima no les dan sus capacidades para hacerse cargo, y por lo tanto colapsan.

 

La cantidad de licencias por stress hablan mucho de eso. La incapacidad mental de lograr resolver la ecuación en la cual se metieron, una ecuación deficitaria y desequilibrada en la que los input son menores a los output y que termina traduciéndose en resolverlo buscando nuevas acciones, con la pregunta permanente de ¿qué hago ahora?.

 

Y con esa pregunta encima, sólo algunos logran responderla. El resto queda atrapado en el sistema sin poder salir, esclavos del supuesto que eran "individualmente responsables", sin ni siquiera haber sabido de qué estaban hablando.

 

Comprar libertad es ver esa situación, tomar conciencia de ella, ver cómo yo soy parte de la situación y como me está condicionando a actuar, y luego tomar acción. Una acción comprometida con la libertad, con generar condiciones de vida con las cuales puedo lidiar y que me permiten estar en equilibrio. Sólo desde el equilibrio puedo acceder al estado superior, cambiar las condiciones. Sino, es tapar el hoyo desde dentro.

 

Y para eso hay una acción inmediata que tiene que ver con mirar en qué sistemas participo, que rol juego en esos sistemas, que valores los sostienen y que habilidades tengo para hacerme cargo. Muy probablemente ese sea un camino de mucho rigor para el cual hay que tener un estado emocional interno capaz de sostenerlo, lo que no es tarea fácil. Pero en paralelo, puedo ocuparme de mi entorno, enseñar a mis hijos, mostrarles el real sentido de la "responsabilidad individual" y darles las herramientas para que mucho más temprano que tarde logren mirar el claro ontológico que habitan y puedan así decidir en libertad sobre ellos mismos y sus entornos.

http://pabloreyes.bligoo.com/comprar-libertad

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Más Leídas de la semana

More Games

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS