Cáncer y el sistema inmunitario

Conforme el número de muertes por enfermedad infecciosa ha declinado en el mundo occidental, el cáncer se ha convertido en la segunda causa principal de muerte, sólo superado por la enfermedad cardiaca. Se estima que la mitad de los varones y una de cada tres mujeres en Estados Unidos presentará cáncer en algún momento de su vida, y que uno de cada cinco morirá por cáncer.

 

 

Desde una perspectiva inmunológica, las células cancerosas pueden considerarse células propias alteradas que han escapado a los mecanismos reguladores del crecimiento normales. En este capítulo se examinan las propiedades singulares de las células cancerosas, con atención particular a las propiedades que pueden ser reconocidas por el sistema inmunitario.

En casi todos los órganos y tejidos de un animal maduro se mantiene un equilibrio entre la renovación y la muerte de células. Los diversos tipos de células maduras en el organismo tienen un lapso de vida determinado; conforme estas células mueren, la proliferación y diferenciación de diversos tipos de células madre generan nuevas células. Este crecimiento y proliferación celulares son esenciales para la cicatrización de heridas y la homeostasis. En circunstancias normales en el adulto, la producción de células nuevas está regulada de modo que el número de cualquier tipo de célula particular permanece bastante constante. Sin embargo, en ocasiones surgen células que ya no responden a los mecanismos de control del crecimiento normales; estas células proliferan de una manera no regulada, y dan lugar a cáncer. 


Las células que dan lugar a clonas de células que pueden expandirse de una manera descontrolada producirán un tumor o neoplasia. Se dice que un tumor que carece de capacidad de crecimiento indefinido y que no invade de manera extensa el tejido circundante sano es benigno. Un tumor que sigue creciendo y que se hace progresivamente más invasivo se llama maligno; el término cáncer se refiere específicamente a un tumor maligno. Además de crecimiento descontrolado, los tumores malignos muestran metástasis, por las cuales pequeñas agrupaciones de células cancerosas se desprenden del tumor original, invaden los vasos sanguíneos o linfáticos, y son transportadas hacia otros tejidos distantes.

Términos que describen el cáncer y su tratamiento

cancer y sistma inmunitario 3


A continuación se presentan algunas de las palabras que se utilizan al hablar sobre cáncer que podría ser que su familia necesite saber. Puede que quiera explicarlas durante una reunión familiar, para que todos los niños (y los adultos) sepan lo que significan cuando son utilizadas. Asegúrese de saber si hay otras palabras que han estado escuchando las cuales no entienden bien. También dígales a quién pueden acudir en caso de que escuchen términos que no comprendan. Los hijos mayores pueden investigar el significado por ellos mismos, pero puede que algunos de los términos médicos más especializados sean difíciles de entender.

Benigno: que no es cáncer (vea también cáncer, maligno).

Biopsia: procedimiento con el que se extrae un pedazo de tejido del cuerpo de una persona para que el doctor pueda observarlo con el microscopio. Se usa para ver si la persona tiene cáncer, y de ser así, de cuál tipo (vea también tejido).

Cáncer: nombre que agrupa más de cien clases de enfermedades en las que las células no son normales por crecer y dividirse con más rapidez de lo normal. Estas células anormales por lo general desarrollan un tumor (masa o protuberancia). El cáncer puede también propagarse hacia otras partes del cuerpo desde donde se originó. Ciertos tipos de cáncer pueden desarrollarse en lugares como la médula ósea sin generar un tumor.

Quimioterapia / "quimio": tratamiento con medicamentos que destruyen las células cancerosas. Los efectos secundarios temporales de la quimioterapia incluyen caída del cabello, náuseas, vómitos, llagas en la boca, cansancio (fatiga) y un mayor riesgo a contraer infecciones. El tipo de efectos secundarios que una persona tendrá dependerá de los medicamentos que reciba. No todos los medicamentos quimioterapéuticos causan los mismos efectos secundarios, y puede que un mismo medicamento cause una reacción un tanto diferente entre personas distintas.

Estudios clínicos: estudios de investigación que se preparan usando voluntarios humanos para comparar los tratamientos nuevos con los convencionales.

Cansancio: síntoma común durante el tratamiento contra el cáncer que se manifiesta como fatiga profunda que no se alivia con el descanso. En algunos pacientes, este síntoma persiste por algún tiempo después del tratamiento.

Maligno: canceroso. Malignidad es otra palabra para cáncer.

Metástasis: propagación del cáncer de una parte del cuerpo a otra. El término plural es igual, metástasis.

Oncólogo: médico especializado en el tratamiento contra el cáncer. Existen oncólogos médicos, quirúrgicos y de radiación.

Pronóstico: predicción del curso de la enfermedad; la perspectiva para la supervivencia.

Protocolo: plan estándar detallado que los doctores siguen al tratar a los pacientes con cáncer.

Radioterapia: tratamiento contra el cáncer que hace uso de rayos de alta energía para combatir las células cancerosas. Este tratamiento se administra con una máquina o con sustancias que se colocan en o cerca del tumor. Los efectos secundarios de la radioterapia por lo general se manifiestan en la parte del cuerpo que recibió la radiación. Por ejemplo: enrojecimiento de la piel que recibió la radiación, caída del cabello si la cabeza recibió tratamiento, náuseas si el estómago recibió radiación y problemas de deglución (tragar) y para comer si la región del cuello y la cabeza está siendo tratada. El cansancio (fatiga) es el efecto secundario más común de la radiación.

Recurrencia: regreso de las células cancerosas y de los signos de la enfermedad tras estar en remisión (vea también remisión).

Recaída: lo mismo que recurrencia; cáncer que ha regresado tras haber estado en remisión (vea también remisión).

Remisión: la desaparición o reducción de los síntomas del cáncer. Las remisiones pueden ser parciales o completas; pero una remisión completa significa que no se encontró signo de cáncer en las pruebas, estudios por imágenes y examen físico. También se describe como “sin evidencia de cáncer”.

Efectos secundarios: problemas que surgen a raíz de los tratamientos contra el cáncer u otras medicinas. Puede que dos personas con el mismo tipo de cáncer, e incluso con los mismos tratamientos, no tengan los mismos efectos secundarios. Su doctor puede decirle lo que ocurre en la mayoría de la gente, pero no puede decir con seguridad lo que le ocurrirá a usted. El no tener efectos secundarios no significa que el tratamiento no esté surtiendo efecto. Diga a sus hijos lo que el doctor le haya dicho y prométales que les avisará tan pronto empiece a sentir los efectos secundarios por el tratamiento.

Cirugía: un procedimiento que usualmente conlleva abrir una parte del cuerpo. Un médico, quien es un experto en operaciones, realiza este procedimiento.

Tejido: agrupación de células que colaboran en conjunto para realizar cierta función en el cuerpo. Las partes distintas del cuerpo, como la piel, los pulmones, el hígado o los nervios pueden ser considerados como tejidos. El tejido puede ser canceroso o normal. A menudo, los médicos hacen una biopsia del tejido en cierta parte del cuerpo para saber si contiene células cancerosas (vea también maligno, benigno, biopsia)

Tumor: masa anormal de tejido. Algunos tumores son cancerosos mientras que otros no.

Habrá otras palabras que aplicarán a su tratamiento o al de su ser querido que puede que su hijo requiera saber. Para más información sobre estas palabras y su significado, puede visitar www.cancer.org o llamarnos al 1-800-227-2345. También podemos ayudarle a aprender más sobre el tipo de cáncer que está afrontando, así como contestar sus preguntas.

Inmunoterapia: Uso del sistema inmunitario para tratar el cáncer

tumor e inmunologia

Micrografía electrónica de barrido de un linfocito T humano (también llamado célula T) del sistema inmunitario de un donante sano. Fuente: National Institute of Allergy and Infectious Diseases (NIAID).

La capacidad natural del sistema inmunitario para detectar y destruir células anormales podría prevenir la formación de muchos tipos de cáncer. No obstante, algunos cánceres logran evitar ser detectados y destruidos por el sistema inmunitario. Puede ser que produzcan señales que reducen la capacidad del sistema inmunitario de detectar y destruir las células tumorales, o es posible que tengan modificaciones que hagan más difícil que el sistema inmunitario los reconozca y los ataque.

Las inmunoterapias son tratamientos que restauran o intensifican la capacidad del sistema inmunitario para combatir el cáncer. En apenas pocos años, el rápido avance de la disciplina de inmunología del cáncer ha producido varios métodos nuevos para tratar el cáncer que aumentan la potencia de las respuestas inmunitarias contra los tumores. Estas terapias estimulan las actividades de componentes específicos del sistema inmunitario o contrarrestan las señales producidas por las células cancerosas que suprimen las respuestas inmunitarias.

La revista Science designó a la "inmunoterapia del cáncer" como la Revelación del Año 2013 en reconocimiento a los progresos logrados en esta área. Estos avances son el resultado de las investigaciones científicas básicas sobre el sistema inmunitario realizadas durante largo tiempo.

Se están llevando a cabo investigaciones adicionales con el fin de:

-aumentar nuestros conocimientos sobre por qué la inmunoterapia funciona en algunos pacientes pero no en otros que tienen el mismo tipo de cáncer
-ampliar el uso de la inmunoterapia para tratar más tipos de cáncer
-entender mejor cómo usar las inmunoterapias en combinación con terapias dirigidas y otros tratamientos convencionales, como la quimioterapia y la radioterapia


Moduladores que regulan la respuesta inmunitaria
Un tipo de inmunoterapia consiste en bloquear la actividad de ciertas proteínas que limitan la potencia de las respuestas inmunitarias. En condiciones normales, estas proteínas mantienen la respuesta inmunitaria bajo control para prevenir una reacción demasiado fuerte que podría dañar las células normales al mismo tiempo que las anormales. En las células cancerosas, estas proteínas reguladoras pueden ser anormales y es posible que ayuden al tumor a evadir la respuesta inmunitaria.

Bloquear una de estas proteínas reguladoras podría permitir que el sistema inmunitario quede habilitado de nuevo para destruir las células cancerosas. El primer modulador regulador de la respuesta inmunitaria que obtuvo la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. (FDA) se denomina ipilimumab (Yervoy). Este medicamento de inmunoterapia es un anticuerpo monoclonal que bloquea la actividad de una proteína reguladora llamada CTLA4 y ha sido aprobado para tratar el melanoma avanzado.

Terapia de células inmunitarias
La transferencia celular adoptiva (ACT) es un tipo de inmunoterapia experimental. Uno de los métodos de ACT consiste en extraer las células T citotóxicas que han invadido el tumor del paciente, conocidas como linfocitos infiltrados en el tumor. Se seleccionan entonces las células con mayor actividad antitumoral, se cultivan grandes poblaciones de estas células en el laboratorio y se activan con citocinas. El siguiente paso es volver a administrar las células al paciente.

La idea es que si bien los linfocitos infiltrados en el tumor tienen la capacidad de dirigirse a las células tumorales, tal vez no haya una cantidad suficiente para ejercer su efecto antitumoral. Si las células tumorales suprimen la actividad de los linfocitos infiltrados en el tumor, sería posible dominar esa supresión exponiendo al tumor a cantidades masivas de linfocitos infiltradores activados.

En otro de los métodos de ACT, al que comúnmente se denomina terapia CAR, se extraen las células T de la sangre del paciente y se modifican a nivel genético para expresar proteínas híbridas llamadas receptores de antígeno híbrido (CAR) antes de expandirlas y administrárselas al paciente. Las proteínas CAR facilitan la unión de las células a unas proteínas específicas en la superficie de las células cancerosas, lo cual activa a las células T para atacarlas.

Vacunas de tratamiento contra el cáncer
El uso de vacunas para el tratamiento del cáncer, o vacunas terapéuticas, es otro enfoque de la inmunoterapia. Generalmente, estas vacunas se producen a partir de las células tumorales del propio paciente o de sustancias que se extraen de las células del tumor. Están diseñadas con el fin de tratar cánceres ya existentes mediante el fortalecimiento de las defensas naturales del organismo para combatir el cáncer. Las vacunas para el tratamiento pueden actuar de varias maneras:

-demoran o detienen el crecimiento de las células cancerosas
-causan la reducción del tumor
-previenen que el cáncer vuelva a formarse
-eliminan las células cancerosas que no han sido destruidas con otras formas de tratamiento


La formulación de vacunas de tratamiento contra el cáncer eficaces requiere un conocimiento detallado de cómo interactúan las células del sistema inmunitario y las células cancerosas. Para ser eficaces, las vacunas de tratamiento contra el cáncer deben estimular respuestas inmunitarias específicas dirigidas al blanco correcto. Las respuestas inmunitarias también deben tener la potencia suficiente para traspasar las barreras que usan las células cancerosas para protegerse de los ataques de las células B y las células T citolíticas.

Los avances recientes en el conocimiento de cómo las células cancerosas evitan el reconocimiento y el ataque del sistema inmunitario proporcionan a los investigadores la información necesaria para diseñar vacunas de tratamiento contra el cáncer que puedan lograr ambas metas.

En 2010, la FDA aprobó la primera vacuna de tratamiento contra el cáncer, sipuleucel-T (Provenge), para su uso en algunos hombres con cáncer de próstata metastásico.

Sustancias modificadoras de la respuesta inmunitaria
Existe aún otro tipo de inmunoterapia que usa sustancias modificadoras de la respuesta inmunitaria, tales como las citocinas, los anticuerpos y los factores de crecimiento, a fin de intensificar la respuesta inmunitaria del organismo para combatir el cáncer. Las citocinas son proteínas de señalización producidas por los glóbulos blancos de la sangre y ayudan a regular las respuestas inmunitarias. Hay dos tipos de citocinas que se usan para tratar a pacientes con cáncer: interferones e interleucinas.

cancer y sistma inmunitario 2Doctor Steven A. Rosenberg.
El doctor Steven A. Rosenberg, jefe de cirugía del Instituto Nacional del Cáncer, formuló las primeras inmunoterapias y terapias génicas eficaces para pacientes con cáncer avanzado.

Las sustancias modificadoras de la respuesta inmunitaria pueden funcionar a través de diferentes mecanismos. Por ejemplo, un tipo de interferón intensifica en el paciente la respuesta inmunitaria contra las células cancerosas porque activa ciertos glóbulos blancos, como los linfocitos citolíticos naturales y las células dendríticas. Avances recientes en el conocimiento de cómo las citocinas estimulan las células inmunitarias podrían facilitar la formulación de inmunoterapias y combinaciones de estas sustancias que resulten más eficaces.

Investigaciones en el Instituto Nacional del Cáncer (NCI)
La investigación sobre la inmunoterapia en el NCI se realiza en todo el instituto y abarca desde los descubrimientos logrados por las ciencias básicas hasta las aplicaciones de la investigación clínica.

El Centro para la Excelencia en Inmunología (Center of Excellence in Immunology, CEI) reúne a investigadores de todo el NCI y otros institutos de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) para fomentar el descubrimiento, la formulación y la administración de métodos de inmunoterapia con el fin de prevenir y tratar el cáncer y las enfermedades víricas relacionadas con el cáncer.

Asocian la recidiva del cáncer al sistema inmune

cancer y sistma inmunitario 4


Las células cancerosas que han resistido al tratamiento contra el cáncer pueden utilizar el sistema inmune en su beneficio para reactivarse y crecer, y hacer que los tumores reaparezcan, según muestra un nuevo estudio.

El sistema inmune pierde la capacidad de controlar el cáncer, y tras el tratamiento las células cancerosas que resisten al mismo pueden utilizar el sistema inmunitario para reactivarse y proliferar, según revela un nuevo estudio realizado por científicos del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, y sus colegas de Leeds y Surrey (Reino Unido) y Estados Unidos, que también afirman que la inmunoterapia podría ayudar a recuperar la respuesta inmune del organismo y contribuir así a prevenir recidivas.

En la investigación, que se ha publicado en Cancer Immunology Research, se analizó la respuesta inmune de ratones para conocer el comportamiento de las células del sistema inmunitario antes del tratamiento, después de que parezca que se ha controlado la enfermedad, y en el momento en el que los tumores reaparecen. Aunque generalmente las células inmunitarias envían señales que provocan inflamación como respuesta a una infección o trauma, y esta respuesta puede facilitar que el sistema inmune destruya las células cancerosas, se comprobó que estas señales son alteradas por las células malignas que han resistido el tratamiento y que las emplean para estimular su crecimiento durante la recurrencia.

Los tratamientos con inmunoterapia podrían ayudar a retrasar o prevenir la recurrencia del cáncer

La inmunoterapia puede prevenir la recidiva del cáncer
Las células cancerosas resistentes presentaban elevados niveles de una molécula denominada PD-L1, que interactúa con PD-1 en las células T –un tipo de células del sistema inmune– para indicarles que no ataquen. Por ello, PD-1 es el objetivo de los medicamentos inhibidores de punto de control inmunitario que resultan muy eficaces, y los investigadores demostraron que los tratamientos con inmunoterapia pueden retrasar o prevenir la recurrencia del cáncer en los ratones, tal y como también avalan los resultados de recientes ensayos clínicos.

Los hallazgos del estudio, como afirma Kevin Harrington, profesor de Terapias Biológicas del Cáncer en el Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, ayudan a explicar por qué en determinadas ocasiones el sistema inmune es efectivo para combatir las células cancerosas, y otras no. Y añade que se deben realizar nuevos estudios para conocer en profundidad las características de las células cancerosas que tienen la capacidad de manipular el sistema inmune, porque esto contribuiría a desarrollar nuevas alternativas de tratamiento que evitarán las recaídas.

 

Fuente:

https://accessmedicina.mhmedical.com/content.aspx?bookid=1953&sectionid=143398352&jumpsectionID=143398405

https://www.cancer.org/es/tratamiento/los-ninos-y-el-cancer/cuando-alguien-en-la-familia-tiene-cancer/como-afrontar-el-diagnostico/palabras-a-ser-usadas.html

https://www.cancer.gov/espanol/investigacion/areas/tratamiento/inmunoterapia-uso-del-sistema-inmunitario

https://www.webconsultas.com/noticias/salud-al-dia/cancer/asocian-la-recidiva-del-cancer-al-sistema-inmune