La nueva geopolítica

 

Así como vivimos el fin de la Era socialdemócrata en Occidente, en la civilización Islámica se vive un auge islamista y, a fin de evitar un choque de civilizaciones, lo que se impone es su contención, tanto interna como externa, salvo, claro está, que Occidente quiera desaparecer directamente, como le ocurrió a la languideciente civilización clásica en Oriente Próximo. Además, el tiempo corre en contra de Occidente, pues las dinámicas demográficas, tanto en totales como en composición, son imparables.

Aunque el término contención tiene acepciones útiles para abordar este problema, hoy lo usaremos más en el sentido aplicado durante la Guerra Fría y el análisis será, por necesidad de espacio, en forma casi telegráfica. Veamos pues como podría ser esa contención.

Debate y contención cultural

    

Lo primero que habría que tener claro es qué es el Islam, como señalamos en el artículo “Demografía y yihadismo.”, y quién fue su fundador, al que sus seguidores deben imitar, para así saber qué es lo que se quiere contener; César Vidal responde a algunas de esas cuestiones y otras de interés en la conferencia de este enlace.

Lo ideal sería debatir sin que te maten, cosa que parece imposible, y saber qué partes de su doctrina son intolerables, como por ejemplo término “kafir” y sus efectos supremacistas sin los cuales no se entiende el yihadismo, u otras que Bill Warner tiene incluso cuantificadas. Se impone pues hacer ese debate y estar bien informados.

De momento, en Gran Bretaña y Rusia ponen parches a la predicación fundamentalista o integra/integrista de los textos, pero en todos ellos, como aquí, el debate es nulo y ni siquiera se llega a pensar en la conveniencia, o no, de un canon Occidental para esa religión.

Control de fronteras y contención demográfica

En su discurso ante la Asamblea Nacional tras los atentados, Hollande explicitó el abandono de Francia de “hacer franceses” y preferir continuar con el multiculturalismo; es decir, un error en toda regla y otra falsa solución del credo socialdemócrata que nos ha traído hasta aquí, dejando una Europa envejecida y sobre-endeudada, con una Francia en desempleo creciente y en la que ya no podemos hacer de válvula de escape de la explosión demográfica del norte de África, un fenómeno que se une a la bomba de tiempo demográfica y cultural del Oriente Próximo. 

Habló también de controles a la población, pero ¿Piensa acaso hacer deportaciones masivas? ¿Se las aceptarán o le ocurrirá como a Grecia que Pakistán le devolvió un avión con “solo” treinta refugiados? ¿Qué harían si ocurrieran migraciones masivas y cómo piensan evitarlas, o solo les preocupa el FN y los franceses que no quieren dejar de serlo?

La nueva geopolítica 1

En la gráfica anterior pueden ver esas tendencias demográficas mediterráneas (en escala logarítmica) que duplican población, en media, cada casi cuarenta años y, por ejemplo, Argelia, inmersa en una crisis petrolera, tendrá una población como la española en 2020, Marruecos tardará un poco más. A corto plazo, el mayor peligro está en Libia, no tanto por demográfica sino porque ISIS entrena allí pilotos con un simulador del vuelo y por las armas químicas de las que alerta el Parlamento Europeo. Urge pues un férreo control del Mediterráneo.

Contención económica

Aquí no hay medias tintas. Hoy, excepto entre Rusia y Turquía, va al albur del mercado, de las necesidades comerciales y de la evaluación (buena o mala) del riesgo de las inversiones, salvo que el zeitgeist islamista torne en yihadista, cosa bastante probable, entonces ISIS sería la norma y hablaríamos de guerra abierta entre civilizaciones, de la Tercera Guerra Mundial.

Es el peor escenario y para ello el islamismo dispondría, además del petróleo (solo Irak, ese botín, produce casi la mitad que Rusia sin sus problemas logísticos), de la centralidad geográfica, del daño a las rutas marítimas y del armamento nuclear de Pakistán o de Irán, si es que antes no lo usan en su conflicto chií-suní.

Los estados siempre encuentran recursos para la guerra y el yihadismo más, y para ello la Umma (nación del Islam) contaría con 8% del PIB y 20% de la población mundiales, más los recursos de los musulmanes de otras civilizaciones que, salvo en Japón, son numerosos. Luego está el negocio de la guerra y del no a la guerra, que mercaderes de la muerte hay de todo tipo.

La nueva geopolítica 2
              

Contención militar

En los prolegómenos del final del anterior ciclo generacional de Occidente, Italia comenzó lo que luego fue norma: el uso de bombardeos aéreos; ocurrió en Libia, en su guerra contra Turquía, en 1911. Aquello llevó a pensadores como Giulio Douchet y Billy Mitchel a especular sobre las posibilidades de ganar una guerra vía bombardeos aéreos, algo que es cierto si la guerra es naval. Ironías de la Historia, hoy nos venden vencer a ISIS y su ejército global en Siria vía bombardeos aéreos.

Va a ser que no, como no lo fue en Afganistán. De momento la infantería la pone el bando de Asad con ayuda de iraníes y milicias chiíes del Líbano, país donde tenemos tropas, por cierto, desplazándose la presión a Irak donde han sido comunes episodios de pánico del ejército iraquí, algo que solo se cura si luchan con ellos, hombro con hombro, soldados profesionales; si Irán decide hacer esa tarea e invade, entonces la implicación directa de Turquía - cuyo ejército ya hace incursiones - y Arabia Saudita podría, como en la Primera Guerra Mundial, activar los acuerdos de defensa ruso-iraníes y de la OTAN en momentos cuando China enseña su músculo en el Mar del Sur de China.

Con el riesgo de una Tercera Guerra Mundial, aparece la opción de desactivar Rusia (Crimea, Siria, abandono de Irán) y abandonar a Turquía, dejando a suníes y chiíes “cocerse en su propia salsa”, interviniendo directamente al final para restablecer el status quo anterior, impidiendo siempre que caiga Jordania y tenga que intervenir Israel.

Alianza de civilizaciones

Las alianzas con regímenes islamistas en auge suele ser letal, así ocurrió en España en su ciclo generacional del siglo VIII, a Bizancio con los turcos o, más recientemente, a Estados Unidos con el yihadismo saudita en Afganistán para contener el Comunismo. En ese sentido, los últimos acuerdos de la UE con Turquía han sido un error garrafal pero, como bien saben, esta generación de políticos llevará el sistema a sus límites.

En cuanto a las alianzas dentro de Occidente, siempre conviene repasar las cartas de Miranda, como hicimos al analizar las relaciones de España, Estados Unidos y América Latina. Y si pasamos a alianzas con la civilización china, la japonesa o la india, lo ideal sería que el debate propuesto al principio fuera global dentro de una contención coordinada, pero me temo que, salvo India, irán a sacar tajada.

El apunte militar español

Los temas de defensa y sus costes no me son ajenos, pues siempre he creído que terminarían siendo claves en la Política y, en ese sentido, nuestro desastre socialdemócrata, que nos quiere, además de envejecidos, desarmados sirviendo a terceros, solo tiene una ventaja: que al ser tan bajo el gasto directo en defensa, cerca del 0,65% del PIB, duplicarlo es perfectamente posible ajustando otras áreas.

La prioridad urgente es mejorar la inteligencia interior y exterior y aumentar la protección y eficacia de la infantería (último recurso) así como de policías y fuerzas especiales, para, por ejemplo, no enviarles a morir en BMR en Afganistán o en aeronaves caducadas, por poner solo dos ejemplos. Lo siguiente sería re-comisionar el portaviones Príncipe de Asturias, modernizándolo y utilizándolo para un férreo control del Mediterráneo y no para molestar a Rusia y fortalecer el islamismo Turco, como se hace con la fragata Blas de Lezo; hasta que esto no ocurra, no empezaremos a creer que tenemos un gobierno serio y competente.

Ese navío, que fue pensado como Buque de Control Marítimo, algo de lo que nadie se acuerda ahora, no debe servir, como querrían nuestros socialdemócratas, para hacer de buque nodriza de traficantes de personas, sino para devolverlas a su puerto de origen y como una señal clara de que no va a continuar, bajo ningún concepto, la complicidad con inmigración ilegal y el tráfico de sustancias ilegales.

Podríamos extendernos bastante sobre sus misiones, capacidades, escoltas, sustituto, o de los problemas y limitaciones del ala embarcada, sobre guerra asimétrica, ciberterrorismo, etc. pero ya nos hemos extendido demasiado, así que lo dejaremos aquí, en estos días en que, mientras la Historia va por otros derroteros, los españoles intentamos sacar un buen presidente de gobierno de cuatro debatientes, en otro vano intento de supervivencia del zeitgeist socialdemócrata ciego ante las nuevas realidades.

https://vozpopuli.com/blogs/6691-luis-riestra-la-nueva-geopolitica

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS