crisis económicas
  • Efectos indeseados de la economía de mercado

    Efectos indeseados de la economía de mercado

    La omnipresencia del mercado es bienvenida por muchos, en especial, por aquellos que sostienen que el libre mercado es una manera eficiente de satisfacer las preferencias de las personas. No obstante, no faltan quienes se preguntan si existen áreas en las que la lógica de mercado no debería ser la norma (e.g., Sandel, 2012; Satz, 2015).

  • El arte de la motivación

    El arte de la motivación

    La crisis económica está popularizando algunas estrategias de motivación a las que hasta ahora recurrían triatletas y maratonianos para no desfallecer. El fundamento es el mismo: la clave para conseguir un objetivo (desde dejar de fumar, hasta encontrar trabajo) es pensar que al menos es posible. “Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tienes razón”, dijo Henry Ford, el inventor de las cadenas de montaje y del Ford T, un vehículo que revolucionó el mercado en 1908 y que tenía el volante a la izquierda, algo que otras compañías automovilísticas copiaron muy pronto.

  • El centro del mal en el mundo: el Estado en la sombra británico

    El centro del mal en el mundo: el Estado en la sombra británico

    El mal siempre ha sido controlado desde un centro único a lo largo de la historia. Quienes propagan las guerras y las masacres son parte de una cadena de mando y siguen los planes que se originan desde un centro. Las grandes guerras del siglo XX, la colonización, las masacres, la división de Oriente Medio y África y las crisis económicas tienen un único foco. Además, el mal es como un pulpo con muchos tentáculos y nuestros ojos tienden a mirar en primer lugar el tentáculo más activo.

  • Sigue faltando ejemplaridad

    Sigue faltando ejemplaridad

    Los dirigentes políticos se hacen los distraídos. Les resulta mucho más cómodo adoptar esa postura que impulsar cambios genuinos que implicarían el enorme esfuerzo de dar el ejemplo con actitudes cotidianas propias. En las últimas décadas la política contemporánea ha construido un perverso círculo vicioso plagado de inexplicables privilegios y absurdas prerrogativas. Esa aberración ha sido naturalizada por la mayoría que asume que quien llega al poder inexorablemente dispondrá de esos groseros beneficios.

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Sigue a Creadess

ÚLTIMAS ENTRADAS DE BLOG

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS