El verano es la estación del año en la que nuestra piel se encuentra más expuesta al sol, por lo tanto, si no se realizan algunos cuidados básicos que permitan mantenerla en buen estado, se incrementa el riesgo de sufrir ciertos daños. En este pequeño artículo te señalaremos 6 cuidados que te ayudaran a mantener tu piel sana, bonita y radiante:

  1. Mantén limpia tu piel

Es muy importante que realices con frecuencia la limpieza y exfoliación de tu piel para eliminar todas las bacterias, el polvo, la polución y la suciedad que pueda acumularse en ella, principalmente, en la zona del rostro. Para llevar a cabo este proceso, se sugiere emplear productos suaves que no irriten el manto de la piel y que ayuden a eliminar toda la suciedad y grasa reunida o acumulada.

Con una correcta limpieza y exfoliación conseguirás que tu piel se mantenga lisa, y también que tus poros estén limpios. Un limpiador exfoliante diario, sería de gran ayuda para alcanzar este propósito.

  1. Utiliza cremas o aceites hidratantes

Este hábito te permitirá recuperar y mantener la humedad de tu piel luego de la exposición solar, sobre todo si el calor te provoca resequedad en la piel. Es recomendable usar un producto a base de agua y aplicarlo en todo el cuerpo, sobre todo en el rostro.

  1. Aplícate protector solar

Sin duda es una de las cosas que no pueden pasar desapercibidas, ya que permite proteger tu piel de los rayos ultravioleta. Lo más recomendable es que optes por aplicarte algún protector de alto espectro como los de esta parafarmacia en todas las zonas del cuerpo que expondrás al sol.

  1. Viste ropa adecuada

En verano, lo mejor es usar ropa ligera que permita recubrir la mayor parte del cuerpo. También es importante utilizar algunos complementos, tales como un sombrero, un gorro o unas gafas de sol, los cuales protegen tu cabeza y los ojos de los rayos ultravioleta.

  1. Aliméntate bien

Una buena alimentación es clave para el correcto cuidado de la piel, ya que ayuda a prevenir la degeneración celular de piel, y también facilita el proceso de regeneración de la misma. En este sentido, es muy importante consumir alimentos ricos en vitaminas antioxidantes, tales como la A, C, y, principalmente, la E.  De igual manera, es importante beber mucha agua para mantener la piel tonificada e hidratada.

  1. Disminuye las horas de exposición solar

Para ello, evita exponerte mucho al sol, sobre todo durante las horas centrales del día, que son aquellas donde los rayos ultravioletas pueden causarte más daño.

 

Esperamos que está información te sea útil y que puedas poner en práctica todos estos cuidados para lucir una piel saludable en el verano.