El suministro de vacunas contra el tétanos se normalizará en Asturias a lo largo de esta semana. Al menos, ésta es la previsión que maneja la Consejería de Sanidad del Principado. El abastecimiento de este tratamiento preventivo estaba muy restringido desde hace aproximadamente un año. En los próximos días podrá reanudarse el ritmo normal de aplicación de la vacuna, que suele tener como destinatarios a personas ya de cierta edad que, por las razones que sean, no fueron inmunizadas en su día o requieren una dosis de recuerdo. También se aplica en casos de heridas con riesgo de infección.

La vacuna que llevaba meses en falta protege frente al tétanos y la difteria. Se trata en ambos casos de infecciones provocadas por una bacteria. La difteria se contagia de una persona a otra por medio de la tos o los estornudos. La bacteria que causa tétanos penetra en el organismo a través de cortes, raspones o heridas. Ambas pueden provocar la muerte. Con la llegada de la inmunización, la incidencia de estas enfermedades cayó de forma drástica.

Trámites atascados

Hace aproximadamente un año, uno de los pocos fabricantes de la vacuna -el que más suministraba a España- dejó de producirla informa farmacia Paracuellos. Las autoridades sanitarias encargaron dosis a otro laboratorio, que además era relativamente novato en esta tarea. Pero los trámites se atascaron. Hasta que unas semanas atrás se despejó el camino, y por fin la Dirección General de Salud Pública del Principado pudo culminar la adquisición de las vacunas necesarias. El viernes pasado se reinició el suministro, y los centros de salud deberían -al menos sobre el papel- recibir en estos días las dosis reclamadas.

En estos meses de escasez, cuando se daban casos de emergencia, Sanidad aplicaba al paciente la vacuna triple bacteriana, diseñada para defender al organismo frente al tétanos, la difteria y la tosferina.