Se viene el invierno y qué mejor momento para informarnos sobre el método de calefacción que usaremos en nuestro hogar y reforzar sus controles.

Los diversos factores (económicos, culturales, ambientales) que intervienen en la elección de sistemas de calefacción para nuestro hogar en este invierno se conjugan con las acciones de control y seguimiento para poder activarlos. Tal es el caso de los calefactores a gas, cuya revisión debe estar legitimada por organismos oficiales.

Cada provincia cuenta con un ente para controlar que los técnicos sean gasistas matriculados y puedan responder oficialmente. Es importante aclarar que quien no esté matriculado, no está habilitado a hacer los trámites oficiales ante la empresa distribuidora, por lo que, por ejemplo, no tiene la facultad de ejecutar la reanudación del servicio, en caso de corte, por ejemplo.

Existen algunos indicadores que pueden alertarnos que el calefactor necesita un control, por ejemplo: llama amarilla o con chispas, no tener su propia llave de paso, ausencia de un conducto de evacuación de gases, ubicarse en una habitación sin puertas ni ventanas para  ventilación.

Esta llamada de atención no es solo para los calefactores, claro., ya que podemos aprovechar la visita del profesional para controlar nuestros otros sistemas que funcionan a gas en el hogar como calefones, termotanques, hornos y anafes.