Arrecifes de coral: Su destrucción - Blog Creadess

Blog Creadess

En este espacio, los miembros de la Red CREADESS podrán compartir sus experiencias.

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Archivos
    Archivos Contiene una lista de todos los artículos de blog que se habían publicado anteriormente.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Arrecifes de coral: Su destrucción

por en Temas de Interés
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 445
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir
445

Biodiversidad marina en peligro

Resulta paradójico que buena parte de la biodiversidad del planeta se aloje en bosques de piedra y esté sustentada por organismos que sólo ocupan una fracción muy pequeña de su volumen.

Los arrecifes de coral albergan la mayoría de las especies marinas conocidas. Su intrincada estructura espacial ofrece multitud de nichos para que sean ocupados por organismos muy variados. Su función en la ecología y en la economía energética del mar es enorme. La Gran Barrera de Coral australiana, formada por corales y algas coralinas, es la mayor estructura biológica del mundo y puede verse desde el espacio. Los corales no sólo son importantes en aguas someras, ya que también viven en aguas profundas y frías, tapizando los márgenes continentales y las montañas submarinas.

Los impresionantes edificios coralinos son construidos por seres minúsculos, los pólipos, animales muy simples, a pesar de lo cual poseen incluso sistema nervioso. Se alimentan por filtración y se alojan en pequeños hoyos en las estructuras pétreas. En aguas cálidas (por encima de 20 º C), someras (por encima de los 30 m de profundidad) y claras, los pólipos alojan algas microscópicas que colaboran en los procesos de calcificación del coral. Por ello, los principales arrecifes se concentran en zonas tropicales. Pero también en aguas profundas y en latitudes altas, hay pólipos formadores de grandes estructuras de carbonato cálcico, de crecimiento muy lento.

Biodiversidad marina - Arrecifes

Esta riqueza biológica está desapareciendo a un ritmo mucho mayor del sospechado. Entre 1.968 y 2.004, el declive de los corales del Indo-Pacífico (el 75% de los mundiales) ha sido de un 1% anual (frente al 0,4% de las selvas tropicales). Este descenso parece darse de forma generalizada y uniforme sobre grandes áreas. Los investigadores encontraron pocas diferencias entre corales protegidos y los que no lo están, lo que sugiere que las causas de su desaparición son globales. En el Caribe, la situación es aún peor (1,5% anual de declive) y en mares templados, como el Mediterráneo, los escasos arrecifes superficiales sobreviven con grandes dificultades. Hemos perdido ya sobre el 30% de los corales del mundo y para antes de 2.020 podríamos perder la mitad.

La principal amenaza para los arrecifes es el síndrome del blanqueo del coral tal como indica la asociación de Oceana, grupo de enfermedades causadas por distintos microorganismos que atacan a los pólipos o a sus algas simbiontes. El síndrome hace que el coral, que normalmente es de color verde o naranja (gracias a las algas) se vuelva blanco y muera. Un equipo internacional ha estudiado 48 sitios a lo largo de 1.500 km de la Gran Barrera australiana en los últimos seis años para examinar una posible correlación entre la temperatura del océano y el síndrome de blanqueo.

Los expertos contabilizaron las colonias infectadas sobre una amplia gama de clases de arrecifes y documentaron los cambios producidos. Además usaron los datos de satélites meteorológicos para calcular las anomalías en la temperatura superficial del agua. Después del análisis encontraron una fuerte correlación estadística entre tres factores. A mayor intensidad de las anomalías (aumento de temperatura) y de la densidad biológica, mayor incidencia del síndrome de blanqueo. Este estudio demuestra la correlación entre el calentamiento global y la enfermedad de los corales. El aumento de temperatura puede actuar también obligando a escapar de los corales a las algas menos tolerantes al calor.

El factor principal que está detrás del calentamiento global (el aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera) actúa también de otro modo, insidioso y lento, en contra de los corales (y de otros organismos marinos que contienen carbonato cálcico en sus estructuras): volviendo ácidos los mares. Una parte del CO2 atmosférico se disuelve en el mar y reacciona con el agua dando ácido carbónico, que forma con el ion calcio disuelto sobre todo iones bicarbonato, con lo que se reduce la concentración de iones carbonato, que son los que necesitan los corales para formar sus esqueletos.

Las variedades de carbonato cálcico que forman los esqueletos de corales y las estructuras arrecifales construidas por algas coralinas son especialmente sensibles al aumento de acidez de los océanos, esto provoca una degradación de las comunidades vivas en sus niveles tróficos del ecosistema que permite una destrucción del hábitat continuada.  Los arrecifes más afectados por la acidez son los que se encuentran en aguas frías y profundas. Los horizontes de saturación para las dos principales variedades de carbonato cálcico han ascendido desde el siglo XIX de 50 a 200 m. Esto significa que el carbonato cálcico sólido se disuelve cada vez a profundidades menores.

Incluso en arrecifes superficiales ya se notan un poco los efectos de la acidez. Se cree que la capacidad de los corales para construir sus esqueletos calcáreos se verá reducida entre un 40% y un 80% durante este siglo, aunque no se sabe qué pasará exactamente, ya que los ecosistemas marinos son muy complejos. Quizá la disolución de los esqueletos de carbonato cálcico de ciertos organismos planctónicos provoque un colapso en la base de la cadena alimenticia austral, de consecuencias desconocidas. Por otro lado, el aumento del CO2 disuelto en el mar puede estimular el crecimiento de muchas plantas y algas marinas, incluidas las que crecen en el interior de los corales.

El aumento de acidez de los océanos será un factor importante de destrucción de los corales profundos. Para los corales someros de las zonas tropicales y templadas, este efecto supondrá sólo un empujón hacia su desaparición. Ya de por sí están afectados por otros muchos ataques: calentamiento global, sobreexplotación, pesca con métodos inadecuados (arrastre, veneno o explosivos), contaminación, enturbiamiento del agua por lodos (causado en parte por la erosión debida a la deforestación), fertilización excesiva de las zonas cercanas a las costas (que puede causar proliferaciones masivas de algas, cuya descomposición genera déficit de oxígeno), destrucción del hábitat, etc.

Si no actuamos enérgicamente, los arrecifes actuales, hervideros de vida, serán sólo inmensos túmulos de piedra.

Comentarios

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Blogueros Creadess

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS