El cuidado del medio ambiente no consttuye únicamente una obligación y una responsabilidad para cada uno de nosotros, sino que además representa el legado más importante que podamos dejar en pos del bienestar de las futuras generaciones.

Por esta razón, es básico añadir este concepto a la educación de los más pequeños, para inculcarles al máximo de lo esencial que resulta cuidar el medio ambiente. Cada 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, una jornada que la Organización de Naciones Unidas aprovecha para sensibilizar a la población sobre cuestiones ambientales.

No esperes a que llegue ese momento y pon en marcha desde hoy los 10 consejos para que cuidar del planeta se convierta en un juego de niños:

  1. Recicla. Los desperdicios que generes en casa deberán estar colocados en cubos separados. Una buena idea es decorar cubos con colores distintos que ayuden a todos los miembros de las familias a identificar con facilidad lo que tienen que poner en cada bolsa.
  1. Gasta solo el agua que necesites. El agua es un bien tan preciado como escaso, motivo por la que su ahorro es vital. Dúchate en vez de bañarte y no olvides cerrar el grifo mientras te lavas las manos o te enjabonas en la ducha. 
  1. Recoge las heces de tu perro en la calle. Retirar las cacas que tu mascota deja en la vía pública no solo es cuestión de evitar olores desagradables y caídas innecesarias, sino de que el resto de personas no acaben respirando sus desechos, causantes de múltiples infecciones.
  1. Usa el transporte público. Evitar los viajes en auto, desplazarte en bici y caminar, son actuaciones que evitan la contaminación y constituyen sencillas formas de que haga ejercicios a diario. 
  1. Olvídate de las bolsas de plástico. Siempre que vayas a la compra, asegúrate de llevar contigo una bolsa de tela. Si terminas echando mano de una de plástico, ten la precaución al menos de que sea biodegradable y reutilízala. 
  1. Compra en establecimientos comprometidos con el desarrollo sostenible. Cuando te dispongas a adquirir productos, acude a establecimientos que desarrollen actividades que demuestren el modo en el que contribuyen a la sostenibilidad urbana y/o al desarrollo ambiental, como por ejemplo las tiendas de PacoPerfumerías.
  1. Aprovecha la luz natural. Usa la luz eléctrica cuando verdaderamente la necesites. Para ello puedes adapatar tus horarios de manera que intentes aprovechar la luz del sol al máximo.
  1. Consume productos con certificicación ecológica. Toda una garantía de que la comida que nos llevamos a casa es sana y de que en su producción no se han usado pesticidas contaminantes.
  1. Come alimentos de temporada. Los productos que los supermecados ponen a tu disposición y que han sido traídos desde fuera son ojeto de un gran gasto de energía para su producción.
  1. Ilumina con bombillas de bajo consumo.Un simple gesto con el que ahorrarás electricidad y además verás reducido el importe de tu factura de la luz.

 

b2ap3_thumbnail_nicole-harrington-483074-unsplashok.jpg